Loading...

Noticia

El último libro de Marcelo Figueras homenajea a Rodolfo Walsh en el período de su vida durante el cual escribió Operación Masacre.


Estuve tentado de verificar ciertos datos y personajes que aparecen en El negro corazón del crimen. Por un lado hubiese sido divertido investigar y verificar datos en una novela que habla de investigar y verificar datos. Sin embargo, comprendí que eso no hubiera sido importante para esta reseña.

Con la humildad manifiesta en su agradecimiento, Figueras dice hacer un simple homenaje, pero los movimientos que realiza son más que eso. Realiza una caja china de ficciones y realidades en un juego histórico.

Pensemos en lo siguiente: Walsh, con Operación Masacre, vuelve los hechos históricos y documentales en ficción. Cuenta un caso real con las herramientas de la novela. Sus materiales no solamente son los literarios sino que también son los documentos, los testimonios, y las historias de los protagonistas. Lo que hace Figueras es crear una novela con materiales ficcionales y documentales de la vida de Rodolfo Walsh. Pero lo hace justamente usando el período en el que Walsh escribe Operación Masacre. Por lo tanto, es una ficción histórica de la construcción de una ficción histórica.

Tenemos un dúo de investigadores, Erre y Muñiz, que serán los responsables de sacar a la luz la información de los fusilamientos clandestinos e ilegales llevados a cabo en José León Suarez durante el gobierno de la Revolución Libertadora. Primer testimonio de El fusilado que vive.

Pero por sobre todo, tenemos a un periodista / detective que hará el camino del héroe para encontrar su propia voz, y así encontrarse a sí mismo. Erre irá del extrañamiento a la clandestinidad. Se convertirá en un ser peligroso y molesto. Irá de la familia hasta la soledad, desde la ciudad hasta la isla. Y en ese trayecto se convertirá en el escritor que siempre soñó ser. Para luego regresar, ya transfigurado en escritor y militante. Porque tanto el Erre de Figueras como el Walsh de la Historia, se convierten en el mejor escritor que podían ser cuanto más se internan en la coyuntura, cuanto más se alejan de la ficción y comprometen con su tiempo y su lugar.

También hay otras historias de fondo, otras temáticas. No solo es una investigación policial y periodística, sino que también es una novela sobre la disolución del matrimonio, las consecuencias de las obsesiones, las relaciones amorosas en medio de las situaciones más complejas y peligrosas.

Todo en El negro corazón del crimen funciona como un policial de dos detectives. Conan Doyle está con Figueras en esos momentos, también Dashiell Hammett y los policiales negros, en los que nadie es santo. Todas las clásicas duplas en la literatura y el cine, con algo de romance a lo Moonlighting ?más por la ternura que por el humor? se presentan para dar forma a este libro.

Erre progresa y va convirtiéndose en otro personaje. Su evolución es escalonada y constante. Deja atrás su lugar de aspirante a literato para convertirse en un escritor seguro, firme, completo, y a la vez en un estorbo para los poderes represivos de su contexto. Se despoja de todo, de las comodidades burguesas, de la comodidad del matrimonio y la familia tipo. La isla es su refugio en el que deja atrás su ser anterior para convertirse en lo que vendrá.

El negro corazón del crimen es un libro que te lleva a leer otro libro. No es un texto que se lea de forma cerrada y nada más. Como el método es ficcionalizar la vida real de un ficcionalizador de realidades, señala imperiosamente a Operación Masacre. Te invita sin disimulo a leer el libro del que parte.

Siempre se ha hablado de la clasificación non-fiction atribuida por Truman Capote a su propia obra A Sangre Fría. Hoy sabemos que la misma operación que el norteamericano creía inaugurar y dar origen, ya había sido utilizada nueve años antes por Rodolfo Walsh. En este mismo juego de comparaciones podríamos decir que: El negro corazón del crimen, de Figueras es a Operación Masacre lo que el largometraje Capote (2005), de Benett Miller es a A Sangre Fría, de Truman Capote.

Figueras nos da una novela como un ?universo expandido? de Rodolfo Walsh. Nos invita a una aventura policial cargada de realidades y juego ficcional. Un libro que homenajea a uno de los escritores más importantes de Latinoamérica, y que es el ícono del escritor comprometido con su tiempo.