Loading...

Noticia

Te cuento mi libro. Pablo Ramos: "Creo que escribir es civilizar el dolor"

En Hasta que puedas quererte solo (Alfaguara), Pablo Ramos estructura un relato a partir del programa de los doce pasos de Alcohólicos Anónimos y, con una potencia literaria desgarradora, describe cuánto duele descender al infierno de las adicciones. Sin guardarse nada, el autor de El origen de la tristeza, La ley de la ferocidad y El camino de la luna, también guionista, revela desde adentro lo que la droga da y, sobre todo, lo que quita.

Este libro me costó muchas recaídas de mi hermano y mías. Por eso tardé tanto en publicarlo. No estaba seguro de si estaba haciendo algo valioso o estaba escrachando a mucha gente que quiero. Antes de que se publicara, hablé con las personas y leyeron las crónicas. Incluso, les propuse que se eligieran otro nombre, pero ninguno quiso. Ellos sienten que el libro les dio una voz y están tan contentos que hasta se lo regalan a otros diciéndoles que están adentro del libro. Además, no elegí gente que tomaba merca y salía a robar, sino que escribí sobre los que se drogaban porque buscaban calmar un dolor.

Cuando la realidad es dura y muy significativa, al transformarla en ficción se corre el riesgo de prostituirla. Si la ficción que lográs es menor de lo que fue la realidad, no tiene sentido. Por eso, estas crónicas merecían llevar mi nombre real, porque toda la gente sobre la que escribo también figura con su nombre verdadero.

Me expuse tanto que en la tapa hasta puse una foto mía con mi hermano. Yo soy el más rubiecito de los dos nenes. Mis piernas no se logran ver en la foto porque falló la cámara. Como si el destino ya lo supiera, van a andar un solo camino y uno va a ser la sombra del otro. Cuando mi hermano está bien, yo estoy mal y cuando yo estoy bien, mi hermano está mal. Por otra parte, este libro, de algún modo, reivindica la figura de mi padre, al que traté con tanta dureza en La ley de la ferocidad.

Empecé a tomar porque tenía dos laburos y quería quedarme despierto para poder leer o escribir. Durante dos años leí como un loco. Leía más de seis horas por día. Por suerte en esa época no podía comprar diez gramos de cocaína, compraba sólo uno. Después la adicción te va atrapando y entonces terminé como terminé. La droga no da nada, la droga hace olvidar lo que falta. Tapa una gotera que se hace cada vez más grande. El que se droga tiene fe en la droga. Lo que te pide el programa de los doce pasos es cambiar esa fe hacia otro lado porque estás con el Dios equivocado.

No me preocupan las etiquetas. El otro día me llamó un tipo de una radio y para presentarme dice: "Vamos a hablar con Pablo Ramos, adicto, también guionista". Ni escritor dijo. Cuando termino de escuchar la presentación, el tipo repetía: "Hola, ¿se escucha?" Y yo no decía nada. A los segundos le respondo: "Disculpá, lo que pasa es que me estaba inyectando. Lo primero que hago es inyectarme heroína porque antes que nada soy un adicto, ¿no?". El tipo me pide perdón y que le cuente mi novela. "Te cuento", le digo y empecé a hablarle de La ley de la ferocidad. Hasta que me cansó: "Para la próxima, aunque sea, sacale el nylon y leé la contratapa para hacerme una entrevista". Que ese tipo me rotule me importa muy poco. Me podría llegar a preocupar algún enemigo literario que tengo, pero tampoco me preocupa porque el libro se sostiene. La prueba es que la primera edición se agotó sin hacer ni una sola nota de prensa.

No soy un desesperado. Empecé a publicar en 2004 y tengo siete libros buenos. Se puede decir que ya soy un escritor con obra. Lo que me da miedo es el futuro; es hacer un libro malo. Pero tengo cinco o seis lectoras de confianza a las que escucho siempre. Creo mucho en mi editora, en la gente de Alfaguara, que me trata como a un rey. En ese sentido, tengo bastante suerte. Todo el mundo siempre piensa que una editorial grande es solamente una multinacional y sí es una multinacional, pero a mí me tratan como a un rey y eso no pasa en todos lados. Además, seamos sinceros: qué escritor no quiere publicar en una editorial grande.

Desde El origen de la tristeza hasta hoy cambié mucho como escritor.Cambió mi idea de la función de los personajes; mi idea del lenguaje, de la estructura. Fui evolucionando y todavía tengo mucho para evolucionar. Ahora creo que entiendo cómo se cuenta y para qué se cuenta una historia. Mi relación entre la historia y la realidad también es otra. Me ayuda mucho dar talleres, me hace pensar en literatura. Ahora, con la colaboración de los alumnos, estamos escribiendo un libro que se va a llamar La arquitectura de la mentira, en el que quiero asentar algunas teorías. La idea de que realmente escribir es civilizar el dolor. Realmente creo en santa Teresa como en nada, en esto que siempre repito: "Las palabras llevan a las acciones, alistan el alma, la ordenan y la mueven hacia la ternura". O en lo que dijo Jean-Paul Sartre : "Un escritor dinamita su vida y construye con los escombros de su biografía los ladrillos de su literatura". La diferencia entre un escombro y un ladrillo se llama civilización.

La Nación

07 agosto 2016

http://goo.gl/J2aBkP