Loading...

Noticia

Un proyecto íntimo de conmover

Publicada el 01/01/2017

La obra poética de Fogwill reunida y completa en un solo tomo. Un poeta completo y nada inocente. Una poesía segura, clara y bella.

Por Luis Alexis Leiva


Fogwill Poesía completa es un volumen que reúne por primera vez toda la obra poética del autor de Los Pichiciegos y Muchacha Punk. Además suma un libro inédito llamado Gente muy fea obtenido de los archivos digitales del autor. Otra delicadeza que logra esta edición es tener como final otro registro de los archivos del autor en dónde se escanean los muchos poemas mecanografiados en papeles sueltos. Vemos allí la letra directa de Fogwill haciendo anotaciones, tachaduras y correcciones. Una edición realmente completa.

LA OBRA

Rodolfo Enrique Fogwill pertenece a esa tradición de poetas que fueron más conocidos por sus narraciones que por sus poemas: Borges, Marechal, Poe. La sorpresa que se llevarán los  que están acostumbrados a leer su narrativa antes que sus poemas será que realmente es mejor poeta que narrador.

Los que se atrevan, leerán a un poeta áspero y sutil; duro y preciso, pero no por ello falto de profundidad, más bien todo lo contrario. Él sabía muy bien cómo ser poeta. Su voz es segura, madura y afilada. Es un poeta no deslumbrado o condenado; es un poeta de vocación, un poeta de técnica y de intención clara. Nada inocente. Por momentos recuerda a Alejandra Pizarnik pero sin el llanto ni la oscuridad suicida. También recuerda a los surrealistas y al simbolismo. Tiene mucho de Mallarmé, T.S. Eliot y del mejor Ezra Pound.

El tomo comienza con el libro El Efecto de realidad y otros poemas. Encontramos allí, tempranamente y para poder darnos una idea de sus influencias, varios autores homenajeados, o como dicen sus títulos: ?reconocidos?. Borges, Cavafis, Neruda, Ezra. Y en esos reconocimientos encontramos un poema que parece dar inicio a la aventura que dispara toda su poética:

RECONOCIMIENTO DE UN ANCIANO POETA

Urde un proyecto íntimo de conmover

Y no puede explicar

Ni atribuir a algo

Su voluntad de conmover

De restaurar dentro de sí

Un orden

Al que llamó inestable

E imaginó perdido

Mientras  juega la chance

De que nunca existió

Ese orden.

Y así, parece tomar la posta de una poética, y en esa labor construye él mismo su poesía.

EL RELATO DE UN SUEÑO

Nado en ese agujero. El frío que sube, la oscuridad que viene

limitan el plano de mis movimientos.

Y un tiempo apenas disponible para funciones vitales.

Pulo un proyecto íntimo de conmover y me dispongo a oír

una voz parecida a la mía

Toda la poesía de Fowgill muestra a un poeta que realmente construye, como bien escribe, un proyecto íntimo de conmover. Y en ese verso está no solo el nombramiento de su poesía, sino su intención, su búsqueda. Una obra poética compleja y firme, de una consciencia de sí misma apabullante, de una clarísima autoconsciencia de su rol de poeta y de la tradición en la que está inmerso.

A la manera de Hojas de Hierba de Walt Whitman, los libros se van continuando y encadenando, entrelazando y engordando.

En Las horas de citar (1980) tendremos los poemas más simbolistas y mallarmeanos. Esta sección, para alguien que no esté acostumbrado a la poesía desprovista de formas clásicas, fragmentaria, experimental, podría resultarle incomprensible o tediosa. Hablamos del momento más complejo y ríspido de Fogwill Poesía completa. Pero luego, tendremos ese minucioso trabajo de la palabra, de la forma, de la sonoridad. La poesía hablando de su construcción mientras se va construyendo.

Fogwill se presenta a sí mismo como  su propio personaje íntimo y reflexivo, Sutil y dedicado. Una poesía que muestra libertad poética pero sobre todo un trabajo muy serio y concienzudo de sí mismo: un verdadero poeta.

La suma del libro inédito Gente muy fea, agrega lo más actual de su trabajo poético. Ahí, los personajes coyunturales se dan lugar y pasan por la visión ironizante, aguda e inteligente de un poeta que para esa altura del libro, ya es alguien que invadió todo el mundo del lector.

Y para darle un final digno de una obra completa, los textos inéditos escaneados, mecanografiados, corregidos con lapicera, tachados y guardados en papelitos sueltos, será la manera más íntima de finalizar esta obra. Esta íntima conmoción que es leer su poesía, leer este proyecto que ya no lo es tanto, porque ahora está completo, y es un todo, o mejor dicho, una parte del todo.