Loading...

CASI NUNCA ES PARA SIEMPRE

Valeria Sampedro  

0


Fragmento

Ya casi no se usa la imagen, pero aún la elijo para describir a determinadas personas. “Tener calle” era —o es— entender el código de la gente común, la retórica de vereda; es poder comunicarse con todos y todas, en cualquier situación, palpitar con el dolor ajeno, dejarse atravesar por lo que le pasa al otro y emocionarse como si fuera una vivencia propia. Pero para eso se necesita una condición natural, una capacidad humana: la empatía. Valeria Sampedro nació con ese don.

Hace años que Valeria cuenta públicamente las historias de los otros; lleva mucho tiempo explicando lo que pasa cada día, hablando y haciendo hablar, dándoles voz a las figuras públicas que lo ameritan pero también prestándoles el micrófono a aquellos que habitualmente participan del silencio natural de las personas comunes. Ella sabe reconocer enseguida cuando alguien tiene algo importante para decir y cuando hay una historia para contar, aprendió a adivinarlo con los años y con su talento y sensibilidad.

En paralelo a su actividad más conocida, Valeria Sampedro escribe desde hace mucho. Escribe los guiones de sus informes, publicó en revistas, blogs y creó una manera de narrar el amor desde las redes sociales que hoy se convirtió en un libro y es, justamente, el ejemplar que usted está leyendo.

Al comienzo fue una microhistoria, luego fueron dos, tres, veinte. Empezó a relatar en pocas líneas sustantivas un romance, un duelo, una separación hiriente; pudo también darles forma breve a las historias que ni siquiera ven la luz, esos amores que mueren antes de nacer, citas fracasadas, decepciones en voz baja.

Escribir sobre el amor supone acarrear la experiencia propia, pero en este libro lo que es realmente notable es el modo en que los textos de Valeria traducen su singular mirada de la vida, las personas y los vínculos. En los textos que siguen, atravesados por una magia propia de las mejores letras de canciones populares, no falta nadie. No hay edad ni género que no pasen por su microscopio: desde su talento y capacidad de observación logra conocernos a todos. En sus relatos están los momentos clave de la vida y de la muerte tanto como el universo más cotidiano entre cuatro paredes. Las escenas se desarrollan con música, mate, sábanas y mesas de bar. Hay silencios excitantes y silencios oscuros. Hay tedio y fascinación; amores a medio

Recibe antes que nadie historias como ésta