Loading...

DEBAJO DEL AGUA

Martín Lousteau  

0


Fragmento

SÍGUENOS EN
Megustaleer

Facebook @Ebooks        

Twitter @megustaleerarg  

Instagram @megustaleerarg  

Penguin Random House

“Martín Lousteau nos propone un paseo por el laberinto en el que se transformó el presente permanente de la Argentina. Pero tiene la capacidad de brindarnos, a cada paso, las señales en el mapa que nos permitan ir advirtiendo cada pasaje sin salida, cada falsa disyuntiva, cada atajo, que, más que atajo, es una trampa. Debajo del agua es una posibilidad de pensar y pensarnos como comunidad, y, a partir de un diagnóstico claro y preciso, estimularnos a buscar también entre todos una salida”.

Recibe antes que nadie historias como ésta

FACUNDO MANES

“Es difícil disentir con el diagnóstico: estamos metidos en un loop interminable de fracasos. Lousteau identifica los problemas y los explica de manera didáctica; pero, como no pretende ser tan solo un observador, elabora ideas para romper con la dinámica de las crisis sucesivas”.

MARÍA O’DONNELL

“La implacable lucidez de un médico magistral que les explica fría y didácticamente a sus embelesados alumnos (sus lectores) por qué el paciente llegó a terapia intensiva, cómo los remedios prescriptos fueron errados y qué tratamiento hace falta para salvarle la vida. Lousteau hace una autopsia del fracaso argentino y se muestra como un ensayista brillante”.

JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ

“Martín Lousteau escribió un libro necesario. Al leerlo entendí, con tristeza y con bronca, por qué llegamos hasta acá. En tiempos de chicanas, Lousteau se pregunta por qué estamos como estamos, y las respuestas las busca en la historia, en las estadísticas, en bibliografías. Las busca en las palabras de economistas, de premios Nobel, de amigos y de su hijo Gaspar. Busca causas y no culpables. Es un libro escrito con calma y a la vez con desesperación. Es un libro que habla y no grita. Toda una novedad para la época”.

SEBASTIÁN WAINRAICH

“Estamos frente a un libro de lectura necesaria. Para entender de dónde venimos, qué nos pasó y poder ir hacia donde queremos ir. Lousteau tiene la mirada humanista del economista que pone en clave moral los desafíos de la política cuando asigna prioridades. Nos interpela, pero también habla a su hijo. Eso significa asumir la realidad presente comprometiéndose con el futuro”.

MARGARITA STOLBIZER

“Martín Lousteau nos ofrece otra vez un libro entretenido, plagado de anécdotas, metáforas y hasta risas, para entender algo tan preocupante como la historia de nuestro fracaso recurrente. Pero además, y esto es su mayor valor, nos propone una reflexión profunda: ante un Estado deficiente, ¿qué parte de responsabilidad nos cabe? ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para solucionarlo? Debajo del agua es un libro provocativo, que nos invita a sentirnos protagonistas y hacedores de un futuro que puede ser mejor”.

CLAUDIA PIÑEIRO

“Pensar la Argentina desde la rigurosidad de los números pero con la sensibilidad de la preocupación social es una gran contribución para el debate que nos debemos todos los argentinos. Debajo del agua es un aporte para dejar atrás el desencanto y una invitación a comprometernos de manera colectiva con las posibles soluciones”.

JUAN SCHIARETTI

“Un claro y riguroso análisis acerca de las razones que explican nuestro presente económico y social. Indispensable no solo para políticos y economistas, sino también para ciudadanos que confían en que otro país es posible”.

RICARDO ALFONSÍN

“Un libro que no acusa con el dedo, que no impone verdades reveladas, sino que aporta una visión con datos, ejemplos y argumentos sólidos que nos invitan a transformar la realidad, asumen un compromiso colectivo y sirven para generar los consensos que necesitamos para salir definitivamente adelante, superando esta grieta que beneficia a muy pocos y perjudica a la gran mayoría. ¿Acaso no es lo que nos falta probar?”

MARCELO TINELLI

“Debajo del agua es una magnífica y nada autoflagelante descripción de lo que pasó, pero, sobre todo, una visión no idílica de cómo desarrollarnos. Es, sin dudarlo, un libro de un sueño posible: una Argentina mejor”.

LUIS NOVARESIO

“De la mano de Martín recorremos nuestro vínculo como ciudadanos de a pie con el Estado y la política, y de qué modo eso afecta nuestra economía y desempeño. Todo esto sumado a la eterna compulsión a la repetición. Porque, como sostiene Freud: aquello que no se resuelve se repite. Cuando estamos debajo del agua, necesitamos guardar aire, medirlo y tomar impulso para salir. Todo un desafío. De eso se trata este libro”.

VERÓNICA LOZANO

“En su diagnóstico, Lousteau elude nombres, partidos e ideologías. Su mensaje es, más bien, una advertencia para todos. Es la productividad del Estado lo que está en cuestión. Resolvamos eso e iremos por más”.

FELIPE SOLÁ

“Si sos estudiante, empresario, comerciante, trabajador industrial, empleado público o gerente de una multinacional, te vas a encontrar en estas páginas. Con un texto claro, lleno de datos, teorías económicas, historia y una buena cuota de anécdotas personales, Martín nos propone dejar de pasar, de generación en generación, la deuda de un país que no sale a flote. ¿Cómo? Tenés que leerlo y, luego, hacer tu parte”.

SILVIA LOSPENNATO

“Martín Lousteau ayuda a entender la Argentina actual. Durante todo el libro hace gala de su doble rol de economista y político, combinando una visión de los retos actuales con una necesaria mirada a largo plazo. Largo plazo que, en las sociedades modernas, está dominado por la inmediatez de los resultados y no por la mirada profunda que se necesita para resolver los problemas de hoy. Quien no sabe de dónde viene no puede saber hacia dónde quiere ir”.

FELIPE GONZÁLEZ, ex presidente del Gobierno de España

“Debajo del agua fue escrito por un argentino para explicarles a otros argentinos por qué su país tropieza siempre con la misma piedra. Ningún otro país latinoamericano ha sufrido más recesiones que Argentina en el último medio siglo. Pero los agudos argumentos de Martín Lousteau resonarán más allá de sus fronteras, porque contienen claves para comprender el reto del desarrollo en el mundo actual”.

LUIS ALBERTO MORENO, presidente del BID

“El nuevo libro de Martín Lousteau aborda los desafíos de su país, a la vez que deja apuntes lúcidos en materia de políticas que pueden ser útiles para la región en su conjunto. Desarrollo, democracia e institucionalidad aparecen como denominadores comunes a las soluciones propuestas. Y nos deja frases para retener al referirse a uno de los mayores problemas de la región: ‘La corrupción es el grado penal de la inmoralidad’”.

LUIS ALMAGRO, secretario general de la OEA

“Con una pluma amena, Martín Lousteau hace un agudo diagnóstico de los problemas argentinos. Un libro indispensable para comprender los incentivos que nos llevaron a la situación actual. Su análisis da el primer paso para comenzar una discusión colectiva que supere las grietas y nos ayude a redefinir tanto el Estado como la sociedad”.

MARÍA VICTORIA MURILLO, profesora de la Universidad de Columbia

“Las crisis políticas y económicas en Argentina no son ninguna novedad. Desde su experiencia intelectual y de gestión, Martín Lousteau nos brinda un diagnóstico duro de los problemas de su país, pero también un camino de salida a través de una profunda reforma del Estado. El orden geopolítico está experimentando una drástica transformación, y el rol del Estado está cambiando, por lo que las conclusiones del libro son particularmente urgentes”.

IAN BREMMER, presidente de Eurasia Group

“La eterna carrera entre el Estado y el mercado es narrada en este libro de manera refrescante. Una carrera donde el pueblo, los individuos, la gente, el barrio y las personas no son nunca simplemente espectadores, sino parte interesada y solidaria, porque son ellos los que determinan la carrera y su resultado. Es un libro que todo crítico debe leer. De un joven político con hambre de cambio y convicciones creativas”.

MARCO ENRÍQUEZ- OMINAMI, ex candidato a presidente y documentalista chileno

A Carla, por todo lo que hacés y por cómo lo hacés.

A Gaspar, con el deseo de que veas y vivas una Argentina mejor.

En memoria de Débora Pérez Volpin.

“No busques en el espacio lo que se te perdió en el tiempo”.

AMOS OZ, escritor israelí (1939-2018)

PRÓLOGO

Compré Economía 3D en un kiosco de Retiro y me lo devoré en el viaje a Olavarría. Me fascinó la manera relajada de explicar cuestiones complicadas, pero lo que más disfruté fue la amplitud temática: nada de lo humano le era ajeno. Del dinero al Estado pasando por el sexo y la comida, todo lo que yo consideraba importante estaba tratado con profundidad y frescura. El libro que tenés ahora en las manos conserva ese estilo, pero con un blanco más preciso: el fracaso argentino. ¿A qué se debe y cómo podemos superarlo?

Spoiler alert: Martín culpa al Estado. En las últimas décadas, nos dice, triplicó lo que nos saca de impuestos, pero ni por asomo aumentó lo que nos brinda en servicios. Al contrario: las escuelas públicas, los hospitales y la policía se vinieron abajo. Peor aún: este Estado del hortelano no hace ni deja hacer. Es una mochila de plomo que arrastra al portador, o sea, a los ciudadanos. Ojo: cualquier parecido con el diagnóstico de los liberosaurios termina acá. Primero, porque el problema no está en el tamaño, sino en la flacidez: los países que nos gustan, como los escandinavos, tienen Estados más grandes que el nuestro, pero son atléticos en vez de anémicos. Y segundo, porque para el autor la solución no es individual, sino colectiva. “Nuestro fracaso” está en plural; nuestra solución, también.

El problema no somos los argentinos aislados. Cuando viajamos al exterior funcionamos bien; el problema es cuando convivimos. Juntos funcionamos mal. Algunos creen tener la solución: un pacto político. Escéptico, Martín alerta que ningún acuerdo sirve si no se basa en un diagnóstico acertado. Su argumento recuerda al diálogo entre Alicia y el gato de Cheshire en el país de las maravillas:

—¿Podría decirme por favor qué camino debo tomar?

—Eso depende de adónde quieras ir —respondió el Gato.

—Lo cierto es que no me importa demasiado adónde... —dijo Alicia.

—Entonces tampoco importa demasiado en qué dirección vayas —contestó el Gato.

—Siempre que llegue a alguna parte —añadió Alicia tratando de explicarse.

—Oh, te aseguro que llegarás a alguna parte —dijo el Gato— si caminas lo suficiente.

Es hora de definir adónde queremos llegar. Para ello, dice Martín, es necesario juntarse y dialogar con el que piensa diferente, aunque sea para ponernos de acuerdo sobre lo que discordamos.

Su diagnóstico es crudo: nos robaron el Estado. Su propuesta, directa: devolverle el Estado a la clase media, que incluye a los que pertenecen y a los que quieren, y deben, pertenecer. En otras palabras, poner al Estado al servicio del ascenso social.

Pero para eso hay que salir del encierro.

Los economistas comparten un privilegio con los abogados: el Estado les concede cotos de caza en el gobierno. Por ley, solo los abogados pueden integrar uno de los poderes constitucionales; por costumbre, solo los economistas conducen el Banco Central y el Ministerio de Economía. La consecuencia de cazar en el zoológico, es decir, de competir por esos cargos solo entre colegas, es que se pierde la capacidad de ver el bosque, donde vivimos los demás seres humanos. Nos gobiernan desde el zoológico y no se dan cuenta. Martín es una excepción: él logró huir. Habitó el zoológico, pero salió para contarnos y, quién sabe, para cambiarlo. En la senda de Daniel Kahneman y Richard Thaler, dos ganadores del Nobel en Economía que incomodan a los economistas, este libro no está escrito para sus colegas. Está dedicado a sus compatriotas. El objetivo no es tener razón ni ganar una discusión académica: lo que busca es entender un problema para abrir el camino a la solución.

El problema es el fracaso argentino. Este libro contiene el diagnóstico. Ahora está en tus manos; en nuestras manos. Como la solución.

ANDRÉS MALAMUD

Lisboa, 20 de febrero de 2019

INTRODUCCIÓN

En 2005 el escritor David Foster Wallace fue invitado a dar el discurso para los recién graduados del Kenyon College de Ohio, en Estados Unidos. Y eligió comenzarlo así: “Hay dos peces jóvenes nadando y sucede que se cruzan con un pez más viejo que viene en sentido contrario. Este los saluda con la cabeza y dice: ‘Buenos días, chicos. ¿Cómo está el agua?’. Los dos peces nadan un poco más y, entonces, uno de ellos se vuelve hacia el otro y dice: ‘¿Qué cuernos es el agua?’”.

Más all ...