Loading...

EL CHICO DE AL LADO

Katie Van Ark  

0


Fragmento

PRÓLOGO

MADDY

Eran unos patines hermosos. No como esos de plástico para niños, color rosa y con adornos como de princesa, que parecen salidos de alguna caricatura. Eran unos patines de verdad, iguales a los del álbum de recortes de la señora Nielsen. Idénticos a los que usan los patinadores de la televisión: de piel, blancos, nuevos y míos.

Me senté en la banca mientras la señora Nielsen me ataba las agujetas. Sentado a mi lado, con sus patines negros ya atados, Gabe apretaba su casco contra su pecho.

—¿Y si me caigo?

La señora Nielsen le enfundó con decisión el casco.

—¿No te caías cuando estabas aprendiendo a andar en tu bici?

—Sobre pasto —respondió—. Pasto suave.

Mi bici aún tenía las ruedas de entrenamiento. Pero miré hacia esa superficie brillante. Observé a las niñas más grandes que estaban en el centro, cerca de los conos anaranjados. Al girar, sus faldas revoloteaban al ritmo de sus piruetas, tal como en las fotografías de la señora Nielsen.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Ella hizo que nos paráramos sobre los tapetes de espuma.

—No te preocupes, Gabe. Empezaremos aquí, donde es suave, y practicaremos cómo caer.

Gabe le hizo una mueca a su mamá.

—¿Practicar cómo caer?

—Sí —la señora Nielsen sonrió—, extiende los brazos y piensa en algo que sea realmente importante para ti. Vas a tomarlo entre tus brazos y a abrazarlo con fuerza.

Miré de reojo a Gabe. Él me miró. Giramos y nos tomamos el uno al otro, los cascos golpeteaban y la fuerza del abrazo de Gabe levantaba mis patines del tapete.

La señora Nielsen se rio.

—Quise decir que la abrazaras como a un osito de peluche.

Ella nos enseñó a colocar los brazos en el pecho para que no nos lastimáramos las manos, ni nos machucaran los dedos otros patinadores; también nos enseñó a dejarnos caer y aterrizar sobre nuestras nalgas.

—Eso es, Maddy. Sólo relájate. Pelear contra la caída es lo que te lastima. Muy bien, chicos, ¿están listos para el hielo?

Me dirigí hacia la puerta que daba a la pista de hielo. El seguro era pesado, pero pude quitarlo. Y ahí estaba yo, en esa suavidad. Di un paso hacia delante y… ¡Fantástico!

Apreté los brazos firmemente y dejé que mi cadera golpeara primero. No estuvo tan mal. Me levanté, extendí los brazos para equilibrarme y di un par de pasos con mucho cuidado. De repente, ya me estaba deslizando. Di unos cuantos pasos más. Y cada vez fui más y más deprisa.

—¡Estoy volando!

Como nadie respondió, giré la cabeza, Gabe ni siquiera estaba en la pista, seguía en la entrada y su mamá lo estaba alentando.

Patiné de regreso hacia él.

—Vamos, Gabe.

Me miró.

—Tú ya te caíste.

Le extendí mi mano envuelta en un guante.

—Vale la pena.

Como siempre, muy lentamente tendió su mano hacia la mía. Agarrados, llegamos hasta el centro. Estábamos cerca de los conos cuando busqué con la mirada a la señora Nielsen.

—¿Me enseña a girar, por favor?

—Claro que sí —contestó.

Flexionó las rodillas y se impulsó hacia arriba haciendo un giro, estrechando los brazos en su pecho para girar y girar.

La imité y tensé los brazos. Me agaché. Me impulsé. Giré y caí… enamorada.

1

MADDY

El calor de principios de agosto derrite el maquillaje del rostro de papá, pero detrás del grueso armazón de sus lentes su mirada es suave y su voz tranquila.

—Puedes lograrlo, Maddy. Sólo tienes que sacar el clutch poco a poco.

El hedor del hule quemado me hace lagrimear mientras agarro con fuerza el volante. Parpadeo y lo intento una vez más, pero no nos movemos. Mi coordinación falla una vez más y el viejo Dodge Neón se estremece como un insecto en su último estertor.

Gabe hace que parezca muy sencillo, ¿por qué yo no puedo? El calor inflama mi pecho y quiero aventar algo. Desahogar mi frustración con un primitivo alarido de guerra. Pero no suelo hacer eso en el entrenamiento, y tampoco lo haré aquí, sobre todo con el equipo de filmación sentado en el asiento trasero.

Papá aprieta mi hombro.

—Todo está muy bien.

En el espejo retrovisor, miro el rostro del asesor que ofreció su auto para esta lección de manejo, porque papá opinó que las lecciones de manejo en un automóvil estándar serían más interesantes. Él no se ve muy bien aunque tiene una gran sonrisa, sus párpados se arquean hacia su frente de una manera que no creí posible, y sus ojos están a punto de salirse de sus órbitas. Necesito hacer algo para que ganemos los dos. ¿Qué queremos el asesor y yo? Yo, salir de este auto ahorita. ¿Qué quiere papá? Material para sus anuncios de campaña. Sonrío, media sonrisa hacia papá, media sonrisa a la cámara.

—Gracias por creer siempre en mí, papi.

La mujer bajita a cargo de nuestra pequeña grabación publicitaria tiene lágrimas en los ojos. Quizá se deba a mi frase cursi, pero creo que más bien es por la peste del clutch quemado. De cualquier forma, anuncia con voz cantarina:

—¡Corteeee! ¡Harold estará encantado!

Un poco de edición esconderá el pequeño detalle de que aún no logro conducir el auto. Beso a papá en la mejilla.

—Te amo.

—Y yo a ti. Nos vemos después, señorita Hielo en los Pies.

Voy saliendo del auto pero me detengo y sonrío.

—Encantador, Senna-dor1 —digo y corro del estacionamiento hacia la arena.

images

Me miro en el espejo del vestidor durante la mitad de un segundo para cerciorarme de que mi peinado aún es digno de aparecer ante las cámaras y me cambio a la velocidad de una súper heroína. Salgo corriendo del vestidor y por fin purifico mis pulmones con la fragancia de la nieve fresca, con un ligero toque de combustible por el paso de la pulidora de hielo Zamboni. En cuanto inhalo, siento un cosquilleo causado por la expectativa. El hip-hop resuena en los altavoces y yo, al igual que la música, me arranco.

Cuando estoy retirando las protecciones de las cuchillas de mis patines siento un tirón suave de mi coleta.

—Hola, Mad.

De repente siento un cosquilleo muy distinto recorriendo todo mi cuerpo y percibo el único aroma que puede compararse con el del hielo: jabón Irish Spring. Doy la vuelta para ver a Gabe.

Todo lo que tiene que hacer Gabe es mirarme con esos ojos de chocolate para que yo me derrita. Y hay que añadir esos magníficos rizos dorados, aunque, tristemente, todas las chicas de la Preparatoria Riverview se derriten también. Como siempre, vale la pena babear por esos pantalones negros ajustados y esa playera ceñida Under Armour, que resalta su torso bien formado, el cual logró a base de levantarme en el aire. Él también retira las protecciones de sus patines y entra a la pista.

—¿Cómo estuvo la clase de manejo?

Lo sigo.

—Si hubiera sido una prueba de patinaje, habría tenido que repetirla.

—¿Tan mal?

Gabe toma un sorbo de agua y yo me alejo deslizándome por el hielo. Necesito esa sensación en mis pies, la sensación de suavidad y firmeza. Cuando vuelo de regreso hacia Gabe, ya en la segunda vuelta, sonrío y le grito:

—Fue como practicar un triple Axel. Caerse una y otra vez. Bueno, no choqué pero el clutch quedó achicharrado —giro hacia atrás para mirarlo mientras hago un látigo hacia atrás y me toco la naríz al recordar lo sucedido. Gabe ríe.

Me alcanza, pero sólo porque se lo permito. Doy un paso para sincronizar nuestras zancadas, tan sencillo como respirar. Sé que debería obtener mi permiso para conducir. Mi cumpleaños número dieciséis fue hace tanto que cumplí diecisiete el mes pasado.

—Como si necesitara conducir —digo encogiéndome de hombros—. Adonde necesite ir, tú puedes llevarme.

Gabe no contesta, pero para cuando rodeamos el final de la pista, toma mi mano extendida. No necesitamos palabras. Ha sido mi pareja de patinaje desde antes de que cortara casi todo su cabello jugando al salón de belleza cuando cursábamos preescolar. Nuestro último año en la preparatoria acaba de comenzar; pero ya sabemos que acudiremos juntos a la universidad Riverview Community o a la Wichita State. Patinar y la escuela, ésa es mi vida y también la de Gabe. Como es el chico de al lado y desde hace casi dos años tiene licencia y su propio auto, gorrearle aventones me funciona bastante bien.

Y como en realidad él sí vive en la casa de al lado, es difícil no darme cuenta de que sale a muchos lugares sin mí. Saco esos pensamientos de mi cabeza y me concentro de nuevo en el triple Axel. Siento que una sonrisa inunda mi cara. No he progresado en las lecciones de manejo, pero voy a lograr un triple Axel. Nuestro entrenador, Igor, y yo tenemos un plan secreto. Hemos estado haciendo prácticas con la ayuda de un arnés para preparar un cuádruple Salchow y, como sabe que me gustan los desafíos, también me permite practicar el triple Axel en el arnés.

Gabe y yo terminamos nuestro calentamiento y nos dirigimos hacia la pista. Me muevo como flecha justo a tiempo y la escarcha del derrape de Gabe no me alcanza. Lo rodeo y baño sus patines con la escarcha de mi derrape. Él se ríe y me arroja una botella de agua. Doy un sorbo, pero bebo más de su sonrisa que de mi agua.

Hasta que me interrumpe el sonido metálico del pestillo azotándose. Mi sobresalto deja el frente de mi chamarra empapada con el agua que he derramado. Vaya numerito que armo. Giro deprisa antes de que Gabe se dé cuenta y veo a Chris y Kate acercándose al banquillo. Sus semblantes son idénticos, la misma gélida expresión.

—Ni siquiera ibas a decirme, ¿verdad? —el bíceps de Chris sobresale de su enjuto brazo mientras arroja los protectores de las cuchillas al suelo—. Feliz segundo aniversario, a ti también —su cara rosada contrasta con el encendido color naranja de su pelo, pasa de largo y se dirige hacia la pista.

Gabe gira como si fuera a decir algo pero su boca cuelga abierta, en silencio, y después vuelve a cerrarla. Al otro lado de la pista, al hacer su secuencia de pasos, Chris rasga el hielo con las cuchillas de manera intencional, y el molesto chirrido compite con la música.

Miro hacia atrás en dirección al banquillo. Kate está sentada en la banca, con el cuerpo echado hacia delante, mientras juguetea con los cordones de sus patines. Acomoda con manos temblorosas una hebra de su cabello rubio blanquizco dentro de un pasador.

Gabe me gana la pregunta.

—¿Estás bien?

Kate se sienta erguida, mirando detrás de Gabe.

—Ajá —se para de la banca—. Chicos, ¿quieren que ponga su música?

Gabe le entrega nuestro cd de práctica y un pañuelo desechable de la caja que siempre tenemos en la barrera. Me quito la chamarra mojada y la arrojo a la banca. Mientras Kate se dirige a la cabina para poner la música, nosotros patinamos hasta el centro de la pista.

Una vez silenciado el hip-hop, sólo se escucha el chirrido de las cuchillas de Chris. Flexiono mi cuerpo hasta tocar los patines, estirando, tanto como puedo. A pesar de que Chris y Kate son bailarines sobre hielo, y no realizan saltos, Gabe hace bromas sobre cuándo lograrán su Axel. Haciendo alusión a que su relación es como nuestros intentos de realizar el Axel: primero arriba y después abajo. Algo complicado. Una y otra y otra vez. Pero…

—Esta vez están peor.

—Me siento muy feliz de que nosotros no estemos así —detrás de mí, Gabe se toma su tiempo para envolver mi cuerpo con el suyo—. Un caso clásico de por qué no debes enamorarte de tu pareja de patinaje.

Ignoro esta última parte y, en vez de escucharlo, me tomo un momento para disfrutar la cercanía. Nuestra música comienza y estallamos en movimiento, una rutina veloz con el soundtrack de The Incredibles. Atravesamos la pista de hielo al unísono haciendo saltos triples de puntas, uno al lado del otro, y completamos con giros de ángel. Para realizar nuestra secuencia en espiral, estirando hacia arriba y hacia atrás las piernas que tenemos libres, vamos a una velocidad alucinante. En nuestro giro en pareja, coloco la pierna sobre mi cabeza. Yo soy la Chica Elástica.

Giro alrededor de Gabe para realizar la espiral de la muerte, arqueando el cuerpo hasta que me encuentro cara a cara con el hielo. Nuestro último movimiento es un triple Salchow lanzado. Las manos de Gabe me agarran con firmeza de los costados. Me impulso desde el hielo para saltar y me siento liberada cuando me lanza al aire. Tengo los brazos cruzados con firmeza sobre el pecho, con los codos hacia abajo y los tobillos cruzados, giro en el aire y la coleta vuela por la fuerza de la rotación. La sierra en la punta de la cuchilla hace contacto con el hielo y después patino hacia atrás, extendiendo los brazos hacia afuera y con una sonrisa en el rostro. Ese aterrizaje fue tan elegante que podría haber aparecido en un video demostrativo.

Llegamos a nuestra posición final cuando suena la última nota. Estoy jadeante, pero la sonrisa en mi rostro no es para los jueces ficticios que nuestro entrenador nos hace imaginar en cada práctica. Es real. ¡Lo logramos!

—Eso… fue… increíble.

—Déjate caer —me dice mientras maniobra y terminamos la pose. Él también está agitado. Coloca un brazo a mi alrededor, en parte se recarga en mí y en parte me abraza—.Vamos a… ganar.

Yo también sonrío apoyándome en él. Si patinamos como acabamos de hacerlo, tiene razón. Olvidemos la medalla de peltre de consolación del año anterior, el Gran Premio Junior será nuestro este año.

Gabe me suelta tan deprisa que siento como si me hubieran brotado cuchillas de mis hombros. Se pone en posición de firmes, como los militares, salvo que toma sus manos por detrás de la espalda en lugar de saludar. Esto sólo significa una cosa y yo, también, me pongo en posición de firmes. Igor se desliza por el hielo hacia nosotros, su largo abrigo negro flota detrás de él. Su trabajo es examinar nuestra forma de patinar; aun cuando mi cara esconde mi satisfacción, también lo reto a que encuentre un solo error.

Igor se detiene frente a nosotros pero no sonríe. Ni siquiera asiente con la cabeza. Su boca es una delgada línea recta y en su frente una fina arruga hace juego con su boca. —Si patinamos de ese modo —sus ojos de un gris oscuro nos observan fijamente debajo de esas tupidas cejas plateadas, que también combinan con su gorra plateada—, perderemos.

No me estremezco, pero siento como si me hubieran succionado el poco aire que tenía. Los ojos de Igor atraviesan los míos. Después su semblante se relaja y su penetrante mirada se suaviza.

—Técnicamente es perfecta. Pero… —dice esto mientas inclina la cabeza—. Ha llegado el momento. Gabriel ya no es un niño. Madelyn ya no es una niña. Este año haremos un nuevo programa largo, Romeo y Julieta. Necesitamos… pasión. Una historia de amor.

En mi pecho el corazón da un evidente salto. Puedo expresar pasión. Pero ese sentimiento se estrella cuando miro a mi mejor amigo, Gabe, cuando él ni siquiera voltea a verme.


1 Ayrton Senna, el corredor de autos de Fórmula 1 más célebre de todos los tiempos.

2

GABE

Mierda y más mierda. Si mi entrenador estuviera en un progama transmitido por TiVo, yo estaría apretando el botón de rebobinar. ¿Una historia de amor? Es una broma pesada. Excepto, claro, que Igor no hace bromas. A duras penas sabe sonreír.

Observo a Mad y noto cómo se ilusiona. Escuché bien. Vuelvo a mirar a Igor y clavo mi mirada en él, pero mis entrañas se retuercen más que cuando le dije a Kurt que iba a dejar el hockey, justo antes de que el equipo viajara al campeonato de la categoría Bantam.

Igor señala con la cabeza nuestras botellas de agua que están al costado de la pista.

—Ahí les dejo copias de la música. La escuchan en casa por la noche, ¿sí? Véamos por dónde empezamos el día de hoy —truena sus nudillos debajo de los guantes de cuero—. Espiral de la muerte de nuevo. Antes, patinaban para la audiencia. ¿Esta vez? Cero audiencia. Únicamente Madelyn y Gabriel ¿comprenden?

—Sí, señor —entiendo, pero sería más fácil encontrar una pista de hielo en el infierno a que realmente logre lo que él quiere. Me adelanto y giro, mirando hacia las gradas vacías. Desde que tengo memoria siempre es Madelyn y Gabriel. Dejé que ella cortara todo mi cabello en el jardín de niños. Dejé el hockey por ella. Me rompí el brazo por ella. No hay nada que no haría por ella… excepto esto. Es como mi hermana, la forma en que nos leemos tan bien el uno al otro. Cercanía de hermanos, eso lo puedo manejar. Pero hasta ahí.

En la salida me impulso para quedar de espaldas a Igor y sostengo la mirada por encima de la cabeza de Mad. Mi intento por engañar al entrenador termina en un gran fracaso.

—Otra vez —dice el entrenador—. Debes verla a los ojos, Gabriel.

Esta vez observo el patín en el pie libre de Mad mientras da vueltas a mi alrededor. Igor patina hacia nosotros antes de que terminemos el movimiento. Hace un gesto de aprobación a Mad.

—Muy bien, Madelyn. He cambiado de idea, hoy escucharemos la música. Ponla.

Mad se aleja patinando y me deja solo con la KGB.

—No te creo —dice Igor—. Haz que me lo crea.

Pateo el hielo con la sierra de mi patín. Una grosería, sí, pero un viaje al banquillo parece una buena idea en estos momentos. Sabía que este día iba a llegar. Lo supe desde la primera vez que tuve que apartar la mirada del pecho arqueado de Mad y…

—No puedo —confieso.

Igor se acerca y yo me detengo. No sé lo que sucedería si le doy una patada por accidente, pero sí sé que no quiero averiguarlo. Su aliento expulsa pequeñas ráfagas de aire tibio hacia mi cara.

—No me digas, “No puedo”. No puedo no está en los planes.

Durante años he confiado en los planes de Igor. Por buenas razones. Gracias a su entrenamiento hemos ganado el título nacional junior de parejas y tres medallas del Gran Premio Junior, incluyendo un cuarto lugar en las finales del año pasado. Pero…

—Se trata de Mad.

Sus ojos de acero inoxidable chispean hacia mí.

—¿Quieres ganar?

—Sí —murmuro. Las medallas de mamá destellan en mi mente. Necesito ganar.

—Así que esperas que… ¿Quieres que yo…, cómo lo digo…, te explique?

No necesito que Igor me ilustre. Sé cómo ligar a una chica. El problema es que no sé cómo hacer que las relaciones funcionen. Mad regresa y la ayudo a realizar el movimiento una vez más, esta vez al desesperante compás de las largas notas musicales. Miro su rostro. Hermana, hermana, her-ma-na, tarareo en mi cabeza. Pero un diablillo rojo sobre mi hombro, como de caricatura, me recuerda que soy hijo único. Bueno, entonces ¿amigo?

Mi pobre intento sólo provoca que emerja otro diablillo. Los dos chocan las manos en alto: Con derechos, dicen en coro.

¿Dónde demonios están mis ángeles?

—No.

Debo haberlo dicho en voz alta, porque Mad se sorprende. Resbala de su borde y sale de la espiral, quedando a pocos centímetros del hielo. Es el movimiento más estúpido en el mundo para caerse. Hasta las parejas juveniles lo hacen con los ojos cerrados. La ayudo a levantarse.

—Lo siento.

—Madelyn —dice Igor, con una voz tan sedosa como el cielo antes de un tornado—, por favor, ve a practicar tus brackets un momento.

La paciencia de Igor suele acabarse con las tonterías de Chris, pero hoy a mí me siguen esos ojos que parecen nubes de tornado.

—Te estoy viendo. Todas esas chicas, bajo las gradas en los juegos de hockey. ¿Cuál es el problema? —sus dedos enroscados dentro de los guantes ahora son garras negras.

Observo a Mad haciendo sus brackets. Está atacando los giros difíciles, tiene una férrea determinación en su rostro. Pone tanta potencia en su rutina que casi choca contra la barrera al final. Ése es el problema. Yo he dividido mi vida durante tanto tiempo, sin embargo, Mad no teme a esa barrera.

Miro una vez más a Igor, quien ve cómo observo a Mad. Sus dedos se han relajado en sus guantes.

—Es fingir —dice, tratando de engatusarme—. Pero necesitamos un poco de “bajo las gradas”. Para esto hay que tener la cabeza fría.

Si me permito enfriar la cabeza, nunca podré activarla de nuevo.

—Madelyn —llama Igor—, bebe algo. Retomamos la práctica.

Yo también me acerco a beber algo, lo que sea para distraerme.

Mad deja caer su botella por detrás de la barrera. Mantiene su mentón alzado, pero no me mira.

—¿Soy tan desagradable?

—¿Qué?

—Ni siquiera me miras.

—No —respondo. Cabello castaño oscuro brillante. Ojos tan grandes y azules como el cielo de verano. Mejillas salpicadas con pecas tan pequeñas que quisiera acercarme sólo para contemplarlas. Barrera. Necesito esa barrera—. Mad, no.

—Olvídalo, olvida siquiera que lo dije —dice y regresa patinando adonde está Igor.

La sigo, pero esta vez soy yo quien extiende la mano para alcanzarla. Una vez más, nos preparamos para el movimiento. Hago lo que Igor quiere. Contemplo el cuello blanco de Mad cuando reclina su cabeza y permito que mis ojos paseen desde su clavícula perfecta hasta su pecho arqueado como una flor. Mad gira suavemente a mi alrededor pero mi mundo entero se escurre por el desagüe.

Al terminar mi corazón golpea con tanta fuerza que ni siquiera puedo escuchar la música. Nos presentamos con los brazos inmóviles y las piernas libres extendidas. Pero no puedo detenerme. Doy un paso más hacia Mad y mi rostro queda justo frente a las imperceptibles pecas.

—Eres asquerosamente hermosa —con mis ojos fijos en los suyos, no puedo ver la reacción de Igor. Pero no es necesario siquiera que él asienta para saber que eso era justo lo que quería.

—Apártense —dice Igor—. Ahora a practicar saltos individuales.

Observo el reloj en el marcador. Ha pasado una hora entera volando.

Mad me mira arqueando las cejas.

—¿Quieres jugar al concurso de triples Axel otra vez?

Ninguno ha logrado un triple Axel y practicarlos es un boleto seguro a los moretones; aunque me siento agitado por nuestra práctica y para ser honestos mi suspensorio se siente ajustado. He estado pensando en Mad. Desde hace mucho tiempo. Y ahora, ¿Igor me pide que desate esos pensamientos? Es como intentar parar después de comer sólo un Dorito. Quizás caer en el hielo un par de veces me haga pensar con claridad.

Hago una reverencia para abrir el espacio.

—Las damas primero.

Mad realiza unos pasos crossover invertidos, se impulsa hacia delante y hacia su extremo izquierdo, después se lanza hacia el aire. Tres revoluciones y su trasero golpea el hielo. Pero, ¡mierda, qué cerca!

—¿Has practicado fuera de la pista?

Se pone de pie, sacude la escarcha de su trasero y… me descubre mirando. Sonríe.

—Te toca.

Preparo mi propio despegue. No caigo, pero únicamente logro un salto sencillo. Debería de ser capaz de hacer ese salto. Mad no lo dice, pero ambos sabemos que soy un gallina de mierda. Ella es la temeraria, y ahora me sonríe mientras lo intenta una vez más y logra tres, casi cuatro, revoluciones, su mano toca el hielo al aterrizar. Y entonces lo sé. Podría lograrlo. Hoy. Ahora.

—Ya lo tienes, Mad —le susurro—. Hazlo de nuevo.

Asiente y su rostro me recuerda a su papá, a la forma en que él mira durante sus anuncios de campaña. Ojos concentrados, barbilla elevada. Una mirada que dice que puedes confiar en que él hará lo que sea necesario. Mad hace sus crossovers. Se impulsa. Salta. Uno, dos, tres y he ahí la media revolución extra; en el aterrizaje su rodilla queda flexionada tan abajo que casi hace un carrito invertido, pero gracias a un milagro imposible, Dios…

Ella. Se. Levanta.

Oficialmente perdí el concurso de triple Axel. Nunca superaré eso, pero estoy tan alucinado por Mad que me importa menos que un cubo de lodo de la pulidora Zamboni. Mad grita, yo grito, y Chris y Kate olvidan cualquier estúpido motivo por el que estaban peleando. Mad me rodea con sus brazos y yo respondo a su abrazo. Por encima de su hombro veo a Igor que nos observa sonriendo, y nuestros compañeros se nos unen en un gran abrazo grupal. Mad pudo completar su triple Axel. No soy digno de atar los cordones de sus patines, pero, por alguna razón, ella sigue siendo mi compañera.

No, no se trata de una razón casual o desconocida. En medio del abrazo grupal, con el cuerpo de Mad pegado al mío, con sus brazos a mi alrededor y su rostro hundido en mi cuello, comprendo por qué es aún mi compañera. Y también sé que, haga lo que haga, no la puedo perder.

3

MADDY

En el vestidor de mujeres, pongo la ducha tan caliente como puedo. El rocío de la regadera levanta nubes de vapor y siento que podría elevarme con ellas. Hoy logré un triple Axel. Mi-triple-Axel.

De pronto, llega a mi mente un recordatorio: Esto no es algo permanente. Y nunca te lo reconocerán porque Gabe no puede completar uno así que…

Demasiado tarde. Ya estoy perdida en mi sueño favorito en el que Gabe y yo nos abrazamos en lo alto de un podio de los Juegos Olímpicos. Me abrazo, levanto el mentón, y estiro el cuello hacia delante, hacia lo calientito, y recuerdo el resto de la maravillosa práctica de hoy. Quizás Gabe no estaba seguro al principio, pero tampoco le tomó mucho tiempo desear un nosotros.

No te adelantes a los hechos, mi mente vuelve a advertirme, Gabe no ha dicho nada sobre…

Detengo ese pensamiento y froto la esponja sobre mi cuerpo en los mismos lugares donde me tocaron las manos de Gabe. Algunas cosas no necesitan decirse.

Salgo de la regadera y envuelvo mi cuerpo en la suavidad de la toalla, desbordo alegría. Entonces veo a Kate acurrucada en la banca frente a nuestros casilleros y recuerdo cómo empezó la práctica. Corro hacia ella.

Kate es mi mejor amiga y yo soy su mejor amiga, pero ambas sabemos que la verdadera mejor amiga de una patinadora comprometida siempre será la pista de hiel ...