Loading...

GUíA PARA HACERSE RICO SIN CANCELAR SUS TARJETAS DE CRéDITO

Robert T. Kiyosaki  

0


Fragmento

Introducción

La verdadera pregunta es:

¿Quién no quiere ser millonario?

Hace poco, el programa de televisión más popular en Estados Unidos era Who Wants to Be a Millonaire (¿Quién quiere ser millonario?). Fue un éxito inmediato no sólo allí sino en todo el mundo, y contaba con diferentes conductores en diversos países. Todo lo que usted tenía que hacer era responder una serie de preguntas, y con cada respuesta correcta ganaba más dinero, ¡hasta llegar al premio mayor de un millón de dólares!

La pregunta: “¿Quién quiere ser millonario?” se volvió un eslogan muy popular en todas partes. Pero aceptémoslo, tanta fijación de los programas televisivos por el dinero, el enriquecimiento, los millonarios de la bolsa de valores y los enormes premios de la lotería nos lleva a preguntarnos: “¿Quién no quiere ser millonario?”

En efecto, es posible ganar un millón de dólares en un programa de concursos. También se pueden obtener millones de dólares al ganar la lotería. Y también es posible convertirse en millonario al invertir en una oferta pública inicial (IPO, por sus siglas en inglés). Así, usted podría retirarse con una cuantiosa fortuna por el resto de su vida. En verdad, hoy existen más formas de enriquecerse que en cualquier otra época de nuestra historia. Tal vez a eso se deba la manía internacional por la idea de hacerse rico: “Cuanto más rápido, mejor.”

Hace poco hablé en televisión sobre mi libro, Padre Rico, Padre Pobre. La entrevistadora me preguntó: “Vamos, ¿por qué no nos dice la verdad? ¿Acaso no escribió este libro para aprovechar la manía por enriquecerse rápido, que está inundando a la nación?”

Su pregunta en verdad me sorprendió y casi me dejó sin habla. Después, al recuperarme del desconcierto, respondí: “Mire, yo nunca lo vi de esa manera pero puedo ver por qué usted piensa que yo escribiría un libro sólo por esa razón. Me gustaría poder decir que soy lo bastante listo como para publicar mi libr

Recibe antes que nadie historias como ésta