Loading...

HE DECIDIDO VIVIR 120 AñOS

Ilchi Lee  

0


Fragmento

ELOGIOS A
HE DECIDIDO VIVIR 120 AÑOS

“Una encantadora guía llena de inspiración e información para aquellos que deseen tener vidas plenas, vibrantes y significativas a cualquier edad”.

Don Miguel Ruiz, autor de Los cuatro acuerdos

“Este magnífico libro enciende el verdadero espíritu de lo que significa vivir plenamente. Pero más que eso, ofrece la fórmula precisa que necesitas seguir si quieres vivir la vida con la mayor plenitud posible, la mejor salud posible, y la mayor edad posible”.

Christiane Northrup, MD, autora de
Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer

“He tenido la fortuna de experimentar de primera mano cómo su perspectiva visionaria del potencial humano realmente se traduce a la realidad y he incorporado sus consejos a mi propia vida. Si hay un libro que no debes perderte, es éste”.

Emeran A. Mayer, MD, PhD, autor de Pensar con el estómago

“La sabiduría presentada es tan profunda como accesible, esto permite su uso instantáneo. Lo que leerás aquí puede cambiar tu vida para bien inmediatamente y no se puede pedir más que eso de un libro”.

Neale Donald Walsch, autor de la serie Conversaciones con Dios

“Ilchi Lee emana una brillante luz de sabiduría antigua y postmoderna sobre el impacto de cómo cada uno de nosotros definimos nuestro propósito de vida y los caminos que utilizamos para su cumplimiento. Lo más genial de su libro no son solamente sus principios, sino cómo lo llena con su buen corazón”.

Michael Bernard Beckwith, autor de Visualización de vida

“Nunca es demasiado tarde para mejorar tu salud, para dar un giro, encontrar un significado en la vida y despertar. Ilchi Lee comparte contigo cómo hacer todo esto, especialmente en tus últimos años”.

Karen Berg, directora Espiritual del Centro de Kabbalah

“Estoy escogiendo personalmente estudiar con Ilchi Lee para ‘Vivir 120 años’ y cumplir mis propósitos de vida. A los 88, ¡siento como si me estuviera renovando cada día! Para todos nosotros que estamos experimentando el llamado interno que nos invita a participar completamente en los próximos años de la transformación más radical que haya conocido la humanidad, este libro es una guía esencial”.

Barbara Marx Hubbard, fundadora de la Fundación para la
Evolución de la Consciencia

“Me he beneficiado especialmente de su guía a la hora de integrar nuestra salud física, mental y espiritual para atrevernos a llevar vidas emocionantes, significativas y plenas conforme envejecemos. Este libro es de carácter obligatorio para todos los que buscamos maximizar nuestra alegría personal y la realización completa de nuestro propósito”.

Reed Tuckson, MD, Comité de Asesoría del Centro Nacional
para la Salud Complementaria e Integrativa en NIH

“Ofrece estrategias prácticas, preguntas de evaluación, y el arte de contar historias para inspirar a los lectores a retarse a sí mismos no solamente para envejecer con gracia, sino para iluminarse por completo. ¡Es una lectura fundamental!”.

Jessie Jones, PhD, directora del Centro para Vecindarios Saludables,
Universidad del Estado de California, Fullerton

“Éste es un libro de sinceridad profunda que ofrece herramientas adecuadas y prácticas que te guiarán hacia tus años del crepúsculo con gracia”.

Darrell Wolfe, Ac.PhD.DNM, El Doctor del Détox,
autor de Saludable hasta los 100

Le dedico este libro a mi padre, quien fue mi profesor y amigo y me
enseñó lo que es realmente una vida de benevolencia y plenitud.

INTRODUCCIÓN

Abrazando una
nueva humanidad
y una nueva Tierra

¿Puedes imaginarte a ti mismo con 120 años? Es posible que esta idea haya despertado tu imaginación cuando leíste el título del libro: He decidido vivir 120 años. Puede que ya te hayas acostumbrado a la idea de vivir 90 o incluso 100 años, pero 120 años suena bastante absurdo. Entonces quizás te estés preguntando: “¿Qué fuente secreta de la juventud ha descubierto este autor?”.

Te lo voy a decir sin rodeos: no tengo ninguna pastilla mágica que garantice que tú o cualquier otra persona pueda vivir 120 años. Yo tengo casi 70 años en este momento y no puedo asegurar que viviré tantos años. Sin embargo, he tomado la decisión de estar en este mundo hasta cumplir 120 años.

Las palabras clave son “he tomado la decisión”. He tomado una decisión clara e inquebrantable de vivir hasta los 120 años. No puedo saber cuándo será el verdadero día final de mi vida, pero sé que esa vida es una posibilidad y que puedo tener la expectativa de llegar a esa edad, especialmente si doy los pasos necesarios para vivir de forma saludable y con un profundo sentido del propósito. Las investigaciones biológicas han demostrado que las células humanas tienen el potencial de funcionar y replicarse durante 120 años, e incluso más tiempo si son asistidas por las nuevas tecnologías que plantean horizontes alternativos. No resulta poco realista entonces tener esa expectativa de vida.

Concebí este libro en el momento en que comencé a mirar en retrospectiva mi vida cuando estaba por llegar al final de mi sexta década. Empecé a preguntarme qué quería hacer con los años que me quedaban. Durante mi juventud, pensaba que mi vida iba a estar prácticamente acabada a los 60 años, porque la expectativa de vida en ese momento era ésa aproximadamente, y se pensaba que 60 años era un tiempo considerable. Pero hoy en día la historia es muy diferente. Las personas viven con frecuencia 20 o 40 años más.

Sin embargo, tristemente, nuestras culturas siguen funcionando como si viviéramos 60 o 65 años, y muchas personas que superan esas edades quedan sin propósitos o pasiones. Además de eso, la mayoría de las personas mayores que conozco no saben cómo mantener su salud y fuerza, y quedan sin la capacidad de ser proactivos en sus vidas.

Ahora que estamos viviendo más tiempo que antes, todo el mundo está intentando averiguar cómo vivir bien en sus últimos años. Estamos experimentando una inundación de consejos sobre cómo envejecer exitosamente, desde empresas de Fitness, proveedores de suplementos alimenticios, libros, artículos en internet, TV y gurús de la salud. Pero a mi parecer, tales recomendaciones tienen una falla muy importante: les falta lo que yo llamo espíritu. Creo

Recibe antes que nadie historias como ésta