Loading...

HISTORIA DE LA ETERNIDAD

Jorge Luis Borges  

0


Fragmento

I

En aquel pa sa je de las Enéa das que quie re in te rro gar y de finir la na tu ra le za del tiem po, se afir ma que es in dis­ pen sa ble co no cer pre via men te la eter ni dad, que —se­ gún to dos sa ben— es el mo de lo y ar que ti po de aquél. Esa ad ver ten cia li mi nar, tan to más gra ve si la cree mos sin ce ra, pa re ce ani qui lar to da es pe ran za de en ten der nos con el hom bre que la es cri bió. El tiem po es un pro ble­ ma pa ra no so tros, un tem blo ro so y exi gen te pro ble ma, aca so el más vi tal de la me ta fí si ca; la eter ni dad, un jue go o una fa ti ga da es pe ran za. Lee mos en el Ti meo de Pla­ tón que el tiem po es una ima gen mó vil de la eter ni dad; y ello es ape nas un acor de que a nin gu no dis trae de la con vic ción de que la eter ni dad es una ima gen he cha con sus tan cia de tiem po. Esa ima gen, esa bur da pa la bra en­ ri que ci da por los de sa cuer dos hu ma nos, es lo que me pro pon go his to riar.

In vir tien do el mé to do de Plo ti no (úni ca ma ne ra de apro ve char lo) em pe za ré por re cor dar las os cu ri da des in he ren tes al tiem po: mis te rio me ta fí si co, na tu ral, que de be pre ce der a la eter ni dad, que es hi ja de los hom bres. Una de esas os cu ri da des, no la más ar dua pe ro no la me­ nos her mo sa, es la que nos im pi de pre ci sar la di rec ción del tiem po. Que flu ye del pa sa do ha cia el por ve nir es la creen cia co mún, pe ro no es más iló gi ca la con tra ria, la fija da en ver so es pa ñol por Mi guel de Una mu no:

Noc tur no el río de las ho ras flu ye
des de su ma nan tial que es el ma ña na eter no…

Am bas son igual men te ve ro sí mi les —e igual men te in ve ri fica bles. Brad ley nie ga las dos y ade lan ta una hi­ pó te sis per so nal: ex cluir el por ve nir, que es una me ra cons truc ción de nues tra es pe ran za, y re du cir lo “ac­ tual” a la ago nía del mo men to pre sen te de sin te grán do­ se en el pa sa do. Esa re gre sión tem po ral sue le co rres­ pon der a los es ta dos de cre cien tes o in sí pi dos, en tan to que cual quier in ten si dad nos pa re ce mar char so bre el por ve nir… Brad ley nie ga el fu tu ro; una de las es cue las filo só ficas de la In dia nie ga el pre sen te, por con si de rar­ lo ina si ble. “La na ran ja es tá por caer de la ra ma, o ya es tá en el sue lo”, afir man esos sim pli fi ca do res ex tra ños. “Na die la ve caer”.

Otras di ficul ta des pro po ne el tiem po. Una, aca so la ma yor, la de sin cro ni zar el tiem po in di vi dual de ca da per so na con el tiem po ge ne ral de las ma te má ti cas, ha si do har to vo cea da por la re cien te alar ma re la ti vis ta, y to dos la re cuer dan —o re cuer dan ha ber la re cor da do has ta ha ce muy po co. (Yo la re co bro así, de for mán do­ la: Si el tiem po es un pro ce so men tal, ¿có mo lo pue den com par tir mi les de hom bres, o aun dos hom bres dis­ tin tos?) Otra es la des ti na da por los

Recibe antes que nadie historias como ésta