Loading...

HISTORIAS DE CORCELES Y DE ACERO (DE 1810 A 1824)

Daniel Balmaceda  

0


Fragmento

Balmaceda, Daniel

Historias de corceles y de acero. - 1a ed. - Buenos
Aires : Sudamericana, 2011.

EBook. - (Historia)

ISBN 978-950-07-3389-2

1. Ensayo Histórico. I. Título

CDD 982

Edición en formato digital: abril de 2011

© 2011, Editorial Sudamericana S.A.®

Humberto I 555, Buenos Aires.

© Daniel Balmaceda,

c/o Guillermo Schavelzon & Asoc.

Agencia Literaria

Diseño de cubierta: Eduardo Ruiz

Todos los derechos reservados.

Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin permiso previo por escrito de la editorial.

ISBN 978-950-07-3389-2

www.megustaleer.com.ar

Conversión a formato digital: eBook Factory

www.ebookfactory.org

HISTORIAS DE CORCELES Y DE ACERO Portadilla Portada Legales Dedicatoria INTRODUCCION SIN PROTOCOLO LOS SUELDOS DE LOS PRÓCERES EL FALSO SACERDOTE DE LA JUNTA ¿DÓNDE VIVÍAN TODOS? PALIZA EN LA CALLE LA PANZA DE SATURNINA LA RULETA GLOBO CENTINELA LA BIBLIA Y EL CALEFÓN DISGUSTO FATAL CONTRARREVOLUCIÓN PALCO VIP EL HOMBRE DE LOS BANQUETES ENTRE SOLTERO Y ENAMORADO EL TAMBOR DE TACUARÍ EL PRISIONERO DE SANDALIA LUNA DE MIEL INTERRUMPIDA LA PIRÁMIDE PARDOS ATAQUE SUBMARINO MUJERES ELECTRIZANTES LAS TRENZAS EN CAPILLA CASTELLI: EL YERNO QUE RELINCHA MUCHOS CACIQUES CUARTO OSCURO ENTRENAMIENTO DE GRANADEROS CONTROL AL LOCRO EL GRANADERO INDECISO EL NOVIO FRUSTRADO RENGO, MANCO Y MUDO BROWN GREEN BALA PERDIDA EL DÍA DE LAS LANGOSTAS DESAFIADOS IMAGEN OFICIAL VOTOS BUENOS AIRES-ROSARIO EL HISTÓRICO CONVENTO EL TERCER TIEMPO EMERGENCIAS MÉDICAS CASTAS PRIMO, EL SABLE PUERTA A PUERTA LO DE MARICA ROTAS CADENAS INCOMPRENSIBLE VILCAPUGIO TRES VALIENTES EL CABALLO BLANCO DE BELGRANO INTERNA DE FLOGGERS EL CUENTO DE YATASTO CANALLA COBARDE EL ENFERMO LA CANCIÓN DE SAN PATRICIO AMAZONA DE LA LIBERTAD LA DAMA DE LOS OJOS AZULES ALFÉREZ POR MUJER EL CARANCHO CASTAÑEDA EL GRANADERO RENTADO DESCARRIADO “TENGA USTED LA GENTILEZA DE RETIRARSE” CORONELAS EN EL HARÉN EL REVERENDO CARTONERO EL SOLITARIO SOLDADOS TOREROS NO ANDA LOS MITOS DE TUCUMÁN LOS PAPELES FIESTA EXCLUSIVA LA CUMBRE EN CÓRDOBA EL CHASQUI DE LA PATRIA LA BANDA MANO DURA EL SASTRE DE LOS ANDES HIMNO CHILENO GRAN CUARTO INTERMEDIO EL CHASQUI DE LOS REALISTAS “Y SI HAY VINO” CRÁMER VS. TODOS EL PONCHO DE BELGRANO Y EL SABLE DE SAN MARTÍN GUERREROS CON POLLERAS CAVERNA ANDINA EL DOCTOR SISÍ RAPTO DE LOCURA “BERNARDINO DE MI ALMA” LOS SESENTA GRANADEROS EL MUSLO DE COCHRANE BOQUETEROS “UN CASIQUE MENOS” DESCONSUELO LINTERNA MÁGICA CAJÓN VERDE NIDO DE LADRONES ESE VIEJO RENCOR VINO Y SANDÍA EL ATENTADO LA PAMPA DE JUNÍN COMPROMETIDO LAS HERIDAS DE NECOCHEA BONUS TRACK AGRADECIMIENTOS BIBLIOGRAFÍA

A Silvia, a Pancho y a Sofía Balmaceda

INTRODUCCION

Cuando cada uno de nosotros evoca la Revolución de Mayo y los sucesos de la Guerra de la Independencia imaginamos las escenas a partir del patrón iconográfico con el cual nos hemos familiarizado desde que éramos chicos. Por lo general, nos situamos en la plaza histórica bajo la lluvia, observando a quienes saludan desde el balcón del Cabildo. O en el salón de Mariquita, en la pared opuesta al piano entre los que se encuentran sentados asistiendo a la velada. O en San Lorenzo, delante de San Martín, en el momento en que está tratando de zafar de su caballo caído mientras el enemigo intentaba liquidarlo. Tal vez en el Cabildo Abierto, en una punta del pulcro pasillo donde cada orador expone sus ideas ante la mirada atenta del resto de los vecinos.

A esas imágenes se suman los inmortales rostros de los próceres, más los de los soldados, los sacerdotes, las damas, los negros y los enemigos, quienes parecen ser menos valientes, más sanguinarios y menos inteligentes que los de nuestro bando.

Hace algunos años el gran antropólogo Dick Edgar Ibarra Grasso me confió algunos detalles de sus investigaciones mientras tomábamos el té en su casa de la avenida Rivadavia: “El gran secreto para revelar enigmas complejos es mirar lo que siempre vemos, pero desde otro lugar”. Ibarra Grasso se acercó a una pequeña mesa donde tenía objetos de arqueología y rodeándola me decía: “Hay que buscar puntos de vista diferentes”.

Este viaje con rigor histórico por aquellos catorce años que van desde la Revolución de 1810 hasta la batalla de Ayacucho tiene la intención de ofrecer otros puntos de vista, otros ángulos de enfoque, que ayuden a comprender los gloriosos hechos de nuestro pasado en una dimensión más completa. Que atravesemos junto a Moreno en una noche solitaria, y con mucho temor, la recova que estaba en medio de la plaza. Que nos sentemos en el pianoforte del salón de Mariquita y que paseemos por cada uno de los ambientes de los 4700 metros cuadrados de su casona. Que nos quedemos mirándonos unos a otros con los miembros de la Junta, sin entender por qué nadie nos aguarda a la salida del tedeum. Que conozcamos al hombre que iba a casarse con Remedios de Escalada antes de que apareciera San Martín. Que sepamos cuál fue la hazaña de los tres sargentos, nos enteremos de algún crimen pasional de la época y de las peleas entre patriotas.

¿Usted conoce cuáles eran los sueldos de nuestros próceres y dónde vivían? ¿Sabe quién terminó usando el sable que empleó San Martín en San Lorenzo? ¿A quién le daban de comer a través de un tubo de plomo? ¿Cuál de nuestros héroes marchó preso por evasión de divisas? ¿Quiénes fueron los travestis del Alto Perú? ¿Tuvimos un bebito capitán? ¿Quién fue el intrépido granadero tatarabuelo de una estrella de Hollywood? ¿Sabía usted que hubo guerra de peinados floggers entre las chicas de 1817?

La historia de la Patria es mucho más humana de lo que solemos imaginar. ¿Es culpa de la enseñanza escolar que no lo hayamos descubierto antes? No: en los colegios es lógico que se concentren en los hechos puntuales. Historias de corceles y de acero es una opción para los recreos que nos da la vida. Espero que lo disfruten.

DANIEL BALMACEDA

SIN PROTOCOLO

La primera vocación de Benito Lué y Riega fue la militar. En 1770 integraba el ejército de su Majestad en España. Pero dejó las armas —aunque no abandonó su carácter colérico— para incorporarse a la Iglesia. Es decir, primero fue un soldado del Rey y luego de Dios. En medio de estas dos grandes vocaciones se sumó la de cantante: Benito integró el coro de la catedral de Lugo. Entre espadas, Biblias y algún

Recibe antes que nadie historias como ésta