Loading...

LA CARGA MENTAL

Emma Clit  

0


Fragmento

background imageTraducido del francés porRegina López MuñozSÍ A LA VIDA EN COMÚNNO A LOS LUGARES COMUNESEMMA CLIT background imageLa presente edición contiene las tiras que conforman Un autre regard. Trucs en vrac pour voir les choses autrement y Un autre regard 2. En común acuerdo con la autora, no se han incluido las tituladas «La merveilleuse histoire de Mohamed», «Un banlieusard parmi d'autres» y «Montrez-moi ces seins que je ne saurais pas ne pas voir».Título original: Un autre regard. Trucs en vrac pour voir les choses autrement, volúmenes 1 y 2Edición en formato digital: septiembre de 2018© 2017, Massot Éditions© 2017, Emma© 2018, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.Travessera de Grà

Recibe antes que nadie historias como ésta

cia, 47-49. 08021 Barcelona© 2018, Regina López Muñoz, por la traducciónAdaptación de la portada original de Centauria: Penguin Random House Grupo EditorialIlustración de portada: © Emma ClitFotografía de la autora: archivo de Emma ClitPenguin Random House Grupo Editorial apoya la protección del copyright.Elcopyrightestimula la creatividad, defiende la diversidad en el ámbito de las ideas y el conocimiento, promueve la libre expresión y favorece una cultura viva. Gracias por comprar una edición autorizada de este libro y por respetar las leyes del copyrightal no reproducir, escanear ni distribuir ninguna parte de esta obra por ningún medio sin permiso. Al hacerlo está respaldando a los autores y permitiendo que PRHGE continúe publicando libros para todos los lectores. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, http://www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.ISBN: 978-84-264-0608-8Composición digital: Newcomlab S.L.L.www.megustaleer.com 1 Estamos en febrero de 2016 y el gobierno de Francia decide quebrantar la ley del trabajo.La mayoría de los franceses y las francesas somos hostiles al proyecto.Así que nos manifestamos.Sufrimos en nuestras carnes la violencia policial.Algun@s manifestantes se organizan como médicos improvisados para proporcionar los primeros auxilios a l@s herid@s.Pero nadie habla de eso en las noticias. Solo se menciona a los «alborotadores», l@s manifestantes que rompen marquesinas publicitarias y lanzan huevos a la policía. Y a mí me da por acordarme de las manifestaciones de las sufragistas, y de que entonces también se mostraba solo la violencia de quienes defendían sus derechos. La violencia de l@s oprimid@s background imageHace seis años aterricé en un entorno profesional extremadamente masculino.Para colmo de males, mi labor consistía en organizar el trabajo de unas personas que no eran responsabilidad mía, estando yo embarazada.Sufrí en primera persona lo que es un entorno profesional hostil. background imagebackground imageMi día a día se resumía en agradabilísimas interacciones de este palo:¿Puedo hablar contigo un segundo?Espera que termi-ne esta canción.O de este otro:Oye, quedamos en que entregarías hoy, pero no me ha llegado nada. ¿Pasa algo?¿Ese vestido es de tu abuela? background imagebackground imageA lo que voy: en una situación así sería muy legítimo cabrearse y poner al otro en su sitio, solo que las reacciones que provoca el cabreo de una mujer son las siguientes:Ya estamos con losdramas...¿¿Y a ti qué te importa mi ropa??Comentarios de desprecioMiraditas cómplicesSonrisa triunfalEsta manera de agredir a una persona y hacerle creer que es ella quien reacciona mal es en realidad una técnica de manipulación muy práctica para impedir que la gente se rebele. Hasta tiene nombre:luz de gas o gaslighting background imagebackground imageDos factores facilitan que se haga luz de gas a una o a varias personas:- la solidaridad entre los dominantes (en mi caso, solidaridad masculina);- unos condicionamientos sociales que sesgan nuestra percepción de la realidad (en mi caso, el patriarcado invita a ver la agresividad masculina como una manera legítima de afirmación, y la agresividad femenina como pura histeria).La historia de las sufragistas es un ejemplo típico de gaslighting. A principios del siglo XX, las mujeres no tenían derecho a votar. Es decir, no eran consideradas seres humanos REALMENTE autónomos.Muchas europeas militaban, con poco éxito, para obtener ese derecho.Autónomo Nop background image

¿Te gustó lo que leíste? ¡Disfrutá del libro entero!

Comprar en:

Descubre otros libros de