Loading...

LA HISTORIA ARGENTINA CONTADA POR MUJERES

Gabriela Margall   Gilda Manso  

0


Fragmento

SÍGUENOS EN
Megustaleer

Facebook @Ebooks        

Twitter @megustaleerarg  

Instagram @megustaleerarg  

Penguin Random House

Quiero escribir la historia de las mujeres de mi país, ellas son gente.

Mariquita Sánchez a Florencia Thompson
Montevideo, febrero de 1852

Encontrarnos ahí donde siempre estuvimos

Este libro es el segundo tomo de La Historia argentina contada por mujeres. Continuamos ofreciendo testimonios que muestran a la mujer como sujeto y protagonista de la historia, para que ellas nos cuenten qué sucedía. Nuevamente, la búsqueda y selección de esos materiales debieron enfrentar la dificultad de que la historiografía no siempre haya visto a la mujer de esa manera.

Con respecto al tomo anterior, aparecen novedades. Este tomo no abarca siglos sino décadas: los cincuenta años de guerras civiles en los antiguos territorios del Virreinato del Río de la Plata, que recién a mitad del siglo XIX tuvieron como desenlace la conformación de la República Argentina.

Si en nuestro primer libro la voz de la mujer aparecía en su mayoría en contextos judiciales y, llamativamente, en asuntos criminales que las tenían como víctimas o culpables, esta vez aparece en cartas privadas y, en particular, en la prensa escrita. El periodismo adquiere un lugar de relevancia en las guerras civiles y en la expresión de ideas las mujeres no quedan al margen. La sociedad patriarcal les ofrece un lugar, pequeño e inestable, pero un lugar al fin, para que sus voces se hagan públicas, por supuesto, dentro de los límites aceptados.

La tensión entre lo público y lo privado recorre este libro. Algunas mujeres optan por el anonimato. Otras, por la clara expresión de sus ideas e incluso por ser protagonistas de la esfera pública, reservada a los hombres. Unas dejan su impronta en la actividad política y firman con nombre y apellido: Mariquita Sánchez, Encarnación Ezcurra. Otras eligen ocultar su nombre detrás de un seudónimo. Pero más allá de cualquier opción, en el periodo 1820-1861 las mujeres se apropian de la palabra escrita. Por esta razón, la mayor parte de los textos que utilizamos para contar la historia de este periodo proviene de mujeres con una formación intelectual y una participación política considerable. Es decir, mujeres educadas, de sectores medios y altos.

En general, los libros de historia las mencionan como las “esposas de”. En este libro reivindicamos su actuación individual, no las vemos en un rol pasivo sino como protagonistas activas de la historia: en los últimos momentos de la guerra de independencia, en las guerras civiles, en el exilio y en el ejercicio del poder. Actrices, guerreras, políticas, damas, escritoras, viajeras, esposas, madres, amantes, hijas y amigas nos cuentan la historia que protagonizaron, la historia que entenderemos a partir de sus palabras, sus motivos y sus emociones.

Buscamos incorporar voces de todas las provincias que conformarían la República Argentina, e incluso sumamos a dos extranjeras. A lo largo del libro las fronteras territoriales se vuelven móviles y difusas porque los conflictos armados impulsan alianzas entre provincias, países de América del Sur y países europeos. La inestabilidad —que se manifiesta en lo político pero también en lo económico, lo social e incluso en lo territorial— es la marca del periodo.

El libro comienza con el final de la guerra de independencia y las consecuencias de la anarquía del año 1820, y en cada capítulo analiza un texto dicho o escrito por una voz femenina. Nos detenemos en los cambios producidos durante la época rivadaviana y en la importancia que esa época tuvo para la mujer como protagonista de la historia. Continuamos con los años del rosismo y el papel de las mujeres en la lucha entre unitarios y federales. Terminamos con la encrucijada que queda tras la batalla de Caseros y la incertidumbre ante la imposibilidad de la unificación las provincias.

Para no distraer al lector con material bibliográfico y citas, nos limitamos a señalar la referencia bibliográfica de la fuente citada. Al final del libro se incluye una lista de la bibliografía utilizada, para los interesados en ampliar o profundizar temas específicos.

Seguramente quedarán huecos por llenar pero entendemos este libro como un punto de partida para encontrar una nueva forma de hacer historia, de restituir a la mujer ese protagonismo que le fue arrebatado a través de una operación historiográfica.

Como dijimos en el primer libro, si nos han contado la historia sin mujeres es porque nos han contado la mitad de la historia. Es tiempo de completarla.

1

“Yo soy acusada,
mejor diré calumniada”

La Buenos Aires liberal de 1820

El primer libro de esta colección concluye con un panorama sombrío. En el territorio del antiguo Virreinato del Río de la Plata durante la década de 1810 se libró la guerra revolucionaria contra los españoles. Desde el inicio, esa guerra implicó una eno

Recibe antes que nadie historias como ésta