Loading...

LA ISLA FLOTANTE

Roberto Pettinato  

0


Fragmento

INTRODUCCIÓN

HABLA CLARA

Cinta encontrada en la que Clara cuenta su historia

(desgrabación fiel al original)

“Era una época de invierno, me acuerdo que yo trabajaba en Sucesos Argentinos, en la recepción. Ahí atendía a la gente que venía y tenía un conmutador. Tenía cinco muchachas. Era amiga de María Luisa Loperena. La busqué tanto cuando vine al país y un día ella me mandó una persona y yo no pude cumplir.

La recepción... Entrabas y te encontrabas con un pedazo de salón y una escalera a un costado que subía a un primer piso. Ahí tenía el despacho Antonio Ángel Díaz, el director.

Era muy nervioso. Lo único que hablaba conmigo... Me miraba y me guiñaba el ojo.

Ahí pasaban las actrices. Me acuerdo un día que llegaban Zully Moreno, Lolita Torres, etc. Una vez fue Virginia Luque, tenía las uñas de color verde. Nunca se había visto algo así.

¿De parte de quién, señorita?

La bronca que les daba cuando les decía así, porque demostrabas que no las conocías.

Y le dio bronca que no la reconociera.

Todo esto fue por el año 1947, o 46. Trabajé cuatro años.

Conseguí el trabajo de Sucesos Argentinos por el diario Clarín. Yo vivía en la calle Aráoz casi Santa Fe. En un departamento, con mi tía, Rosita, la madre de Chichita. Había venido de Rosario. Había nacido en Lomas de Zamora.

Dormía. Comida no hacíamos nunca. Vivíamos de la caza y de la pesca...

De la casa de Rosita me fui al convento. Corazón de Jesús. Y de las carmelitas españolas.

Como no comíamos, me fui. Estaban Chichita, el marido, Pelusa, etc.

Estuve un año sin comer. Pagaba 45 pesos. Pero no compraban la comida. Salían todas las noches. Dormían de madrugada. A Pelusa solo le daban huevitos. Al teatro, al cine, a visitar a los parientes de Chichita.

Eran medio fiesteros.

Entonces un día estaba hablando con Romerito, un muchacho muy bueno, que fue el que le dijo a Pettinato por mí...

Yo me gané el concurso de canto. Radio Splendid o Excelsior. Me lo gané con ‘Puerto camaronero’, con un señor con un piano. Yo ya estaba en Sucesos Argentinos y a la vez hice el concurso.

Romerito se estaba aprontando para hacer el crucero de la fragata o algo así para el viaje alrededor del mundo. Le dije a Romerito... Pasó lo siguiente: vino Pettinato a Sucesos, apareció ahí, entonces tuvo que venir a mí. Yo ya vi que me miraba con cara de este tipo que le gustaba el levante.

Vino Pettinato y enseguida el piola ya se acercó. Yo tenía una estufa encendida y él no sabía cómo decir ‘no tengo mujer’ o ‘soy soltero’. Mentiroso, nadie le preguntó nada, ni por las hermanas, él solo empezó a charlar.

‘¿No tiene miedo de que las medias de nylon agarren el fuego de la estufa? Porque mis hermanas me han dicho siempre que es peligroso.’

Él sube la escalera y cuando llega al descanso se da vuelta y nos miramos. Se fue.

Después vino otra vez y tuvo que subir enseguida. Por cuestiones de filmaciones. Después no lo vi más.

Recibe antes que nadie historias como ésta