Loading...

LAS RECETAS DE LA DIETA DEL METABOLISMO ACELERADO

Haylie Pomroy

5


Fragmento

INTRODUCCIÓN

Prepárate para sanar tu metabolismo
con 28 días de comida deliciosa

Si leíste La dieta del metabolismo acelerado, ¡felicidades! Has dado un gran paso para reparar no sólo tu metabolismo sino tu relación entera con la comida, porque las recetas en este libro no son sólo para reparar o restablecer un metabolismo perezoso, lento y gastado (aunque lo harán). También son para aprender a amar la comida de nuevo; amar su sabor, sus olores, sus texturas y todas las maneras en que nutre tu cuerpo y tu espíritu.

Quiero que dejes de aferrarte al miedo que tenías a la comida. Quiero que aprendas a ver la comida como tu amiga, tu aliada, tu compañera en tu viaje hacia un tú más saludable y delgado. Quiero que vuelvas a aprender cómo mostrar amor por medio de la comida que sirves a tu familia y a disfrutar el amor que tu familia pone en la comida que cocina para ti.

Sabes que la dieta del metabolismo acelerado implica comer, y comer mucho. Sabes que es una dieta que requiere que comas cinco veces al día, y a veces más; que es una dieta para alimentar a tu metabolismo, usando la comida para avivar tu pérdida de peso; pero para lograr eso necesitas comer alimentos reales, y los alimentos reales necesitan cocinarse, y si estás tan ocupado como la mayoría de mis clientes, esos alimentos necesitan ser fáciles, tener un sabor increíble y ser buenos para ti. Por eso, este recetario te enseñará a cocinar alimentos que sepan muy bien, alimentos que te hagan sentir muy bien y alimentos que te hagan ver muy bien: alimentos que puedas estar orgulloso de poner sobre la mesa para ti, tus invitados y tu familia. Cocinar también te ayudará a convertirte en un partícipe activo de tu bienestar; y te permitirá tener el control de tu salud y reparar un metabolismo que sufrió un desajuste en algún lugar del trayecto.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Mi familia es lo suficientemente afortunada de tener un chef personal que cocine toda esta comida deliciosa, ¡y ese chef personal soy yo! Juntos te convertiremos en tu propio chef y en el chef personal de tu familia, tus amigos y seres queridos pues te enseñaré cómo crear comidas que fortalezcan tu cuerpo, mejoren tu salud y dinamicen tu metabolismo.

Vamos a encontrar al nuevo tú y lo vamos a hacer ahora. Necesitará un poco de trabajo, pero no es nada que no puedas hacer. No voy a pedirte que pases hambre nunca más. Eso es probablemente lo que te metió en este problema en primer lugar. Así que marquemos una línea en la arena. Si la comida ha sido tu enemiga en el pasado, eso ya terminó. Ahora vamos hacia tu futuro, donde la comida será tu medicina. Es lo único que tenemos para moldear nuestros cuerpos, para crear un corazón saludable, huesos y músculos fuertes, y piel, cabello y uñas sanas. Es lo que usamos para avivar la manufactura de las hormonas que regulan todo nuestro cuerpo. No es sólo energía. Es vida.

Es tiempo de dejar de tener miedo a comer y mejor aprender cómo hacerlo de la forma correcta. Ya sea que tengas cinco, 10 o 25 kilos de sobrepeso, requieres esta medicina. Necesitas aprender cómo usar la comida para calmar el estrés, desbloquear la grasa y desatar tu metabolismo.

Yo pretendo revolucionar la forma en que la gente se siente respecto de la comida, la cocina y la forma en que utiliza la comida en su vida. Ésta es la razón de que haya diseñado más de 250 comidas nutritivas, deliciosas y fáciles de preparar que puedes comer en las tres fases de la dieta del metabolismo acelerado. Es por eso que, a lo largo de este libro, encontrarás una gran cantidad de consejos —algunos que se me han ocurrido y otros que mis clientes han compartido conmigo— para ayudar a mantenerte por buen camino mientras reenciendes tu relación con la cocina, la comida y la pérdida de peso.

Sin embargo, hay ciertas cosas que no encontrarás en este recetario: no encontrarás ningún ingrediente falso o empaquetado; no encontrarás endulzantes artificiales o alimentos endulzados artificialmente; tampoco encontrarás ningún conteo de calorías, carbohidratos o gramos de grasa. En cambio, quiero verte cocinando, preparando y disfrutando comida real: la comida que es la piedra angular de un metabolismo saludable y acelerado. Mi meta principal es promover la salud y hacer que la pérdida de peso suceda. Esa es mi tarea por eso entraremos juntos a la cocina.

Ésta es una dieta llena de placer, no de negación. Voy a guiarte en una nueva dirección para ayudarte a disfrutar la comida otra vez, en lugar de temerla, prohibírtelo o dividirla en pequeños platitos. Con la dieta del metabolismo acelerado, los efectos secundarios desagradables de las dietas simplemente no ocurrirán. ¡No se vale morir de hambre! Despertarás tu metabolismo de la forma correcta para aumentar tu promedio de músculo y grasa mientras disfrutas de una salud mejor, de más energía y de toda la gran comida que aprenderás a preparar con este libro.

Cocinar es una actividad sagrada y tranquilizadora para mí. Si entraras a mi cocina me encontrarías con dos ollas de cocción lenta y con una olla sopera al mismo tiempo, porque tal vez sea la única noche que puedo cocinar de toda la semana. Ya que todo se enfríe, verás contenedores de plástico y bolsas para congelar por todas partes; entonces divido todo para las comidas familiares, las comidas de una porción, los desayunos, los almuerzos y las cenas, y lo etiqueto y lo meto en el refrigerador. Puede ser una línea de ensamblaje de locura durante una tarde, pero ya no cocino el resto de la semana. A veces incluso invito a amigos para cocinar en una fiesta del tipo “traigan su propio contenedor de plástico”.

Pero por más que me guste cocinar, también tengo una vida ocupada y a veces con carencias económicas, emocionales y de tiempo, y apuesto que tú también vives así. Por lo tanto, la mayoría de las recetas que he incluido aquí son las que preparo a diario, así que sé que son bastante rápidas y pueden prepararse sobre la marcha. Muchas pueden elaborarse con un presupuesto limitado; algunas más puedes servirlas a un rey. También sé que la mayoría de estas comidas pueden congelarse y recalentarse bien.

Todas éstas son recetas que disfruto y cocino para que también las disfruten mis amigos, mi familia y mis clientes. De hecho, muchos han dado su opinión sobre cuáles de sus favoritas querían que incluyeran en este libro. De muchas formas, cocinar hace comunidad, y ahora tú también eres parte de esa comunidad, así que de cierta manera estaremos cocinando juntos. Debes saber que seguramente estoy picando, congelando, cocinando a fuego lento y horneando junto contigo.

Así que, si quieres compartir tus recetas, por favor visita mi página web:

www.fastmetabolismdiet.com

CAPÍTULO UNO

¿Qué es la dieta del metabolismo acelerado?
Un resumen

Antes de entrar a la cocina tomemos unos cuantos minutos para recordar qué es el metabolismo, cómo funciona y por qué está hecho un desastre en primer lugar.

Entonces, ¿qué es el metabolismo exactamente? Primero, el metabolismo es un proceso, no un objeto. Específicamente, el proceso metabólico consiste en reacciones químicas que ocurren en las células de todos los organismos vivos para asegurar la vida. Es el cambio o la transformación del alimento ya sea en calor y combustible, o en sustancia (músculo, grasa, sangre y hueso). En cualquier momento, tu metabolismo está ya sea quemando, guardando o construyendo.

Tienes un metabolismo porque estás vivo y la vida requiere energía. Todos necesitamos energía para sobrevivir —para respirar, movernos, pensar y reaccionar—, y la única forma de obtener esta energía es por medio de la comida. Comida que compraste, picaste, cocinaste y disfrutaste. ¡Qué profundo! Un metabolismo sano y funcional nos permite tener la cantidad exacta de energía disponible, una cantidad adecuada de energía de reserva guardada y lista para usarse, y una estructura fuerte y estable (el cuerpo).

Sin embargo, un metabolismo enfermo, un metabolismo lento, no puede acceder eficientemente al combustible de la comida que ingieres, así que en lugar de quemar ese combustible como energía, lo conserva como grasa en tu cuerpo, guardándolo para cuando tu cuerpo se encuentre en un estado más saludable. Las dietas, los alimentos no nutritivos, el desbalance hormonal, consumir contaminantes químicos e industriales mal llamados comida, y vivir con demasiado estrés son lo que vuelve lento tu metabolismo cuando debería acelerarse.

Tal vez hayas intentado una o unas cuantas docenas de dietas en el pasado. Tal vez hayas contado calorías y gramos de grasa, o comido alimentos empaquetados con una caducidad de millones de años. Puedes estar frustrado con las dietas porque ya no puedes soportar comer otra galleta falsa o una barrita asquerosa, o algún producto dietético con sabor artificial y endulzado artificialmente con tal de perder peso. Tal vez incluso estás enojado por invertir tiempo y dinero en un programa que no tomó en cuenta el hecho de que eres una persona real con demandas, necesidades y deseos reales. O tal vez perdiste peso pero nunca reparaste tu metabolismo, así que al segundo de que dejaste la dieta, recuperaste el peso de forma agresiva. Tal vez estás furioso porque nadie te enseñó a comprar, preparar y cocinar comidas saludables. Vamos a cambiar todo eso.

Es momento de pasar de la culpa, el remordimiento y el desprecio hacia ti mismo, al futuro. Éste es el cambio de paradigma que tu cuerpo necesita y que creará una versión nueva y más sana de ti. El nuevo tú verá la comida como una herramienta para reparar el daño y restaurar la salud, y verás el proceso de cocinar y comer como una alegría y una causa para presumir. Muchos de mis clientes toman fotos de los platillos que han hecho y las comparten en mi página de Facebook; muchos incluso dejan la comida en mi oficina. ¿Por qué? ¡Porque están orgullosos de lo que han cocinado! Mis clientes se han enamorado de nuevo de la comida, y tú también lo harás mientras avances en la lectura de este recetario.

El nuevo tú amará las frutas y los granos, y la proteína y las grasas buenas. Si has leído La dieta del metabolismo acelerado el nuevo tú sabe cómo el cuerpo reacciona a los alimentos específicos y a una alimentación estratégica, y si has tomado este recetario, ahora el nuevo tú tiene todas las recetas y los recursos para cocinar toda la comida vital para perder peso ¡y no recuperarlo jamás!

Hacer dietas todo el tiempo apaga tu metabolismo, pero la dieta del metabolismo acelerado aviva el fuego nuevamente. Trabaja sobre una premisa sencilla: confundirlo para perderlo. Así como podrías hacer un entrenamiento combinado para mejorar el desempeño atlético de tu cuerpo físico, el entrenamiento combinado de tu metabolismo estimula diversos mecanismos de quema, construcción y reparación para maximizar tu esfuerzo.

Cuando tu metabolismo se ha vuelto disfuncional, necesita el equivalente de un entrenador personal para volver a estar en forma, alguien que tome la comida y la utilice para esculpir la materia prima de tu cuerpo en el cuerpo de tus sueños. Considérame ese entrenador y Las recetas de La dieta del metabolismo acelerado tu guía para ayudarte a lograrlo.

Piénsalo de esta forma. Si sólo haces una clase de ejercicio, como correr o usar una caminadora, tu cuerpo se acostumbra a ese ejercicio y pronto dejas de ver resultados. Llegas a un estancamiento porque utilizas los mismos músculos de la misma manera todos los días, descuidando todos los demás músculos de tu cuerpo. De la misma forma en que el entrenamiento combinado rompe esa rutina al mantener tu cuerpo sorprendido, la dieta del metabolismo acelerado rompe tus patrones alimenticios al inundarte con algunos de los nutrientes vitales que no has tenido, pero nunca de la misma forma por más de dos o tres días seguidos.

Esta estrategia mantiene a tu cuerpo trabajando, sorprendido y apoyado, invirtiendo los patrones bioquímicos que han vuelto lento tu metabolismo. Es una llamada de atención a tu cuerpo y desatará una hoguera que calcinará las calorías y las grasas como nunca antes.

Combinar las rutinas de entrenamiento metabólico también tiene la ventaja de cambiar las comidas que preparas y consumes para que tu gusto no vuelva a estancarse en la rutina o se aburra. Dos días comiendo de una forma, dos días comiendo de otra, y luego tres días comiendo de una manera nueva y deliciosa. Es divertido, es interesante, es delicioso y funciona.

Recuerda, tu metabolismo es el sistema con que tu cuerpo se encarga de la energía que adquieres con la comida. El metabolismo envía esa energía hacia diferentes direcciones de acuerdo con lo que comes y lo que haces. La belleza de tu metabolismo es que puede manipularse porque cómo comes y cómo te mueves y vives afecta cuánto de tu comida se conserva como grasa, cuánto se usa como energía y cuánto se emplea en construir la estructura de tu cuerpo.

Esta manipulación es lo que aprendía cuando estudié ciencia animal. La industria de la ciencia animal utiliza este conocimiento sobre energía, reserva y estructura para crear ganado que sea idealmente proporcional para consumo, junto con miles de millones de dólares de ganancia.

Años de estudio y trabajo clínico me han enseñado cómo hacer que tu metabolismo se ponga de pie y aguce su atención, y cómo impulsarlo para que se ponga a trabajar y empiece a quemar la grasa que te ha acosado durante años. En este recetario te mostraré cómo preparar los alimentos deliciosos y nutritivos que lograrán eso para ti. Soy tu nutrióloga/chef personal ahora. Con este libro llevo mi programa hasta ti. Quiero que todos los que deseen perder peso y estar saludables puedan hacerlo rápida, efectiva y permanentemente.

Éste no es un plan de alimentación para quien hace una dieta por primera vez. Éste es un plan de alimentación para quienes hacen una dieta por última vez. Si estás a punto de darte por vencido de alcanzar tu peso ideal, tu lucha ha terminado. Es tiempo de amar la comida y saber cómo usarla para perder peso real y permanentemente.

Por medio de mi rotación sistemática de alimentos definidos en días específicos, a horas estratégicas, el cuerpo se transformará gracias al ciclo entre descanso y recuperación activa del metabolismo. Tu cuerpo se mantiene sorprendido, nutrido y revitalizado hasta que se convierte en una hoguera quemagrasa y el peso finalmente se pierde, como siempre soñaste que sucedería.

Comerás de tres formas diferentes en cada semana, de acuerdo con la fase 1, la fase 2 y la fase 3. Esta rotación de fases continúa durante cuatro semanas, de la misma forma cada semana, para cubrir todos los escenarios bioquímicos posibles del ciclo mensual de tu cuerpo (tanto para mujeres como para hombres). Como resultado, empezarás a quemar alimentos y consumir grasa corporal como nunca antes.

Ésta no es una promesa vana. Puedes hacerlo. He visto que sucede una y otra vez, para mujeres, para hombres, para personas en sus veinte y en sus setenta. Lo he visto suceder con personas de todo tipo de alimentación: gente sensible al gluten, los vegetarianos y los veganos, y los amantes de la carne. No importa qué alimentos te encante comer, este recetario tiene algo para ti. Las recetas son fáciles de seguir y difíciles de resistir.

En mi práctica clínica trabajo con muchos clientes con diferentes restricciones alimenticias, algunas prescritas por su doctor por el colesterol o por una condición médica, como enfermedad celiaca o alergias. Otras son por preferencias personales o por creencias éticas, como el vegetarianismo o el veganismo. Dado que estoy en el escenario clínico, tuve que desarrollar comidas y recetas creadas para toda clase de necesidades médicas y filosóficas. Es la razón de que este libro contenga tantas recetas que se adapten o conviertan fácilmente al vegetarianismo o veganismo (mientras te permiten añadir ingredientes como búfalo, pavo o pollo a las recetas vegetarianas, en caso de que prefieras las proteínas animales). Es la razón de que muchas de las recetas tengan opciones de granos y no contengan gluten (exceptuando las pocas recetas donde aviso que utilizo cebada). Y es la razón de que todas estas recetas te permitan intercambiar cualquier ingrediente dentro de la misma fase y el mismo grupo de alimentos; así que alguien alérgico a los mariscos puede cambiar los callos de hacha por halibut, o alguien alérgico al jitomate puede cambiarlo por calabacín.

Estas recetas son las favoritas de muchos de mis clientes, de los cuales varios tienen enfermedad celiaca, son vegetarianos o padecen severas alergias alimenticias. Éstas son recetas creadas cuidadosamente para introducirlas en la vida real de gente real. Y ahora estoy muy emocionada de presentártelas también.

LOS CINCO PARTICIPANTES PRINCIPALES

Como sabes, percibo la comida como medicina, así que recordemos cómo utilizarás toda esta comida para sanar tu cuerpo.

1. Tu hígado: El hígado es responsable de más de 600 funciones metabólicas del organismo cada día. El hígado regula si guardas azúcar como grasa o la quemas como combustible. Alimentos altos en proteína y vegetales verdes alcalinos y ricos en nitrógeno, como los de la fase 2, son catalizadores para la función hepática.

2. Tus glándulas suprarrenales: Regulan las hormonas de estrés, determinan el desarrollo de músculo y grasa, y ayudan a regular el nivel de azúcar en la sangre a lo largo del día. Son responsables de todo, desde tu nivel de energía hasta tu nivel de estado de ánimo, y se alivian y nutren con frutas con alto contenido glucémico, como mangos y piñas, y granos complejos, como arroz integral y quinoa, que comerás mucho durante la fase 1. Gracias a las glándulas suprarrenales, los alimentos correctos pueden ser una de las mejores formas de reducir el estrés.

3. Tu tiroides: Esta estrella de rock metabólica es responsable de más de 80 por ciento de tu capacidad de quemar grasa. Las hormonas secretadas por la tiroides se alimentan de las grasas buenas encontradas en aguacates, nueces, semillas, coco y aceites de oliva, y de semilla de uva que disfrutarás en la fase 3.

4. Tu pituitaria: Es la conductora de esta magnífica orquesta que llamamos tu cuerpo. Es vitalizada por micronutrientes en alimentos naturales reales, vivos, la esencia misma de la dieta del metabolismo acelerado, y todas las recetas que encuentres en este libro han sido elegidas intencionalmente para alimentar como reina a esta conductora.

5. Tu sustancia corporal: ¿Conoces el viejo dicho “Eres lo que comes”? Es cien por ciento cierto. Tus huesos, cabello, piel, uñas, grasa y estructura muscular se determinan por lo que comes, cómo el cuerpo metaboliza esos nutrientes y cómo las hormonas regulan dónde distribuyes esos nutrientes. Estas recetas de La dieta del metabolismo acelerado están diseñadas para generar músculo, quemar grasa y mantener sanos el cabello, la piel y las uñas.

TU GUÍA DE BOLSILLO

Completarás un ciclo con tres distintas fases para cada una de las cuatro semanas de la dieta del metabolismo acelerado:

Fase 1: Sosegar el estrés y calmar las suprarrenales
Lunes-martes: Muchos carbohidratos y fruta

Fase 2: Desbloquear las reservas de grasa y generar músculo
Miércoles-jueves: Muchas proteínas y verduras

Fase 3: Desatar la combustión: hormonas, corazón y calor
Viernes-domingo: Todo lo anterior, más grasas saludables y aceites

Consideremos cómo las tres fases de la dieta del metabolismo acelerado convencen a tu cuerpo de quemar grasa, generar músculo, equilibrar hormonas y sentar las bases para la creación de un tú más saludable. Nuestros cuerpos requieren una dieta variada con el fin de obtener todos los nutrientes necesarios para desempeñar todas las funciones biológicas, fisiológicas y neuroquímicas. Es justamente lo que las tres fases de la dieta del metabolismo acelerado te dan. Necesitas carbohidratos complejos, azúcares naturales, proteína, grasa e incluso sal para mantener normal la química de tu cuerpo. A veces necesitas altos niveles terapéuticos de estos elementos, especialmente cuando te has estado privando de ellos por mucho tiempo. Incluir estos combustibles, pero no todos al mismo tiempo, te ayuda a reconstruir, restablecer, enriquecer y reponer tu agotado cuerpo y tu metabolismo apagado.

Cada fase dura sólo un corto tiempo para que no agotes ningún sistema o parte de tu cuerpo. Realizar cualquier fase durante mucho tiempo es como pedirte que limpies toda la casa sin haber dormido la noche anterior.

Para cada una de las cuatro semanas seguirás una rotación de tres fases. Cada fase está estratégicamente diseñada para hacer trabajar y permitir descansar diferentes sistemas corporales, mientras que cada uno tiene oportunidad de trabajar durante cada semana del ciclo natural del cuerpo (28 días). Al segmentar el trabajo de esta manera, tu cuerpo tendrá toda la atención, el apoyo y las altas expectativas que necesita, una fase o un par de días a la vez.

Así que estarás cocinando de tres formas únicas en una misma semana. Lunes y martes cocinarás para la fase 1, miércoles y jueves cocinarás para la fase 2, y viernes, sábado y domingo cocinarás para la fase 3. Luego repetirás esa rotación semanal cuatro veces para un total de 28 días. Cada semana consiste en tres estilos únicos de cocinar, dos grupos de ingredientes únicos y toneladas de opciones. Dado que estás cambiando lo que comes cada dos o tres días, las recetas de cada semana fácilmente pueden incluir licuados de frutas tropicales, abundantes pastas de quinoa, frituras de raíces vegetales, ensaladas gigantes, reconfortantes pasteles de carne, platillos ligeros de pescado, cremas y chilis especiados.

FASE 1: SOSEGAR EL ESTRÉS

Ésta es la fase del alto índice glucémico, pocas proteínas y casi nada de grasa.

CÓMO COMER

No es necesario que empieces la fase 1 en lunes, pero me parece que es la forma más fácil de organizarte. De la lista maestra de alimentos consumirás:

Tres comidas ricas en carbohidratos, con pocas proteínas y casi nada de grasa Dos refrigerios de fruta

Encontrarás la lista completa de alimentos al final del capítulo.

Tu día será así:


Desayuno Refrigerio Comida Refrigerio Cena

Granos

Fruta

Fruta

Granos

Proteína

Fruta

Vegetales

Fruta

Granos

Proteína

Vegetales

Ejercicio de la fase 1

Haz por lo menos un día de ejercicio cardiovascular vigoroso, como correr o usar la escaladora elíptica, o toma una clase animada de ejercicios aeróbicos en la fase 1. El cardio es ideal para quemar el exceso de hormonas de estrés.

FASE 2: DESBLOQUEAR LAS RESERVAS DE GRASA

Ésta es la fase alta en proteínas y verduras, y baja en carbohidratos y grasas.

CÓMO COMER

Si iniciaste la fase 1 el lunes, entonces la fase 2 siempre será el miércoles y el jueves. De la lista maestra de alimentos de esta fase consumirás:

Tres comidas altas en proteínas y bajas en carbohidratos y grasas Dos refrigerios de proteína

Encontrarás la lista completa de alimentos al final del capítulo.

Tu día será así:


Desayuno Refrigerio Comida Refrigerio Cena

Proteína

Verdura

Proteína

Proteína

Verdura

Proteína

Proteína

Verdura

Ejercicio de la fase 2

Haz por lo menos un día de entrenamiento de fuerza (levantar pesas) durante la fase 2. Enfócate en levantar mucho peso y hacer pocas repeticiones. Esto estimula al hígado para formar músculo y quemar grasa. Despídete de toda la grasa vieja que ha estado acumulada en tu cuerpo durante años.

FASE 3: DESATAR LA COMBUSTIÓN

Ésta es la fase alta en grasas saludables, con pocos carbohidratos y proteínas, y frutas de bajo índice glucémico.

CÓMO COMER

Si iniciaste la fase 1 el lunes, entonces la fase 3 siempre será el viernes, el sábado y el domingo. De la lista maestra de alimentos de esta fase consumirás:

Tres comidas Dos refrigerios de grasas saludables

Encontrarás la lista completa de alimentos al final del capítulo.

Tu día será así:


Desayuno Refrigerio Comida Refrigerio Cena

Fruta

Grasa/proteína

Grano

Verdura

Verdura

Grasa/proteína

Grasa/proteína

Verdura

Fruta

Verdura

Grasa/proteína

Grasa/proteína

Verdura

Opcional:

grano/almidón

Ejercicio de la fase 3

Haz al menos un día de actividad que reduzca el estrés, como yoga o respiraciones profundas, o disfrutar un masaje. Esto ayudará a mantener un equilibrio saludable de hormonas, incluyendo a la superheroína que es la hormona tiroidea.

LAS REGLAS

Los alimentos en este recetario son tan fabulosos que quizá no te has dado cuenta de que seguimos algunas reglas estrictas. Pero la meta aquí es reparar tu metabolismo, así que estas reglas son necesarias. Síguelas mientras vuelves tuyas estas recetas.

Así que empecemos a cocinar porque te gustará la primera regla: Tienes que comer. De hecho, la primera regla de la dieta del metabolismo acelerado es que debes comer cinco veces cada día. Son 35 veces a la semana. ¡Y no se vale hacer trampa o saltarte comidas!

Qué hacer


Regla 1: Debes alimentarte cinco veces al día: tres comidas y dos refrigerios al día. No se vale saltarse comidas ni refrigerios.

Regla 2: Debes comer cada tres o cuatro horas, excepto cuando duermes.

Regla 3: Debes comer durante la primera media hora después de despertar. Todos los días.

Regla 4: Debes seguir el plan durante los 28 días completos.

Regla 5: Debes apegarte a los alimentos permitidos en cada fase. Religiosamente. Repito: sólo los alimentos en la lista de la fase en que estés.

Regla 6: Debes seguir el orden de las fases.

Regla 7: Debes beber la tercera parte de tu peso en decilitros de agua cada día (así que, por ejemplo, si pesas 80 kilos, debes beber 26 decilitros de agua).

Regla 8: Elige alimentos orgánicos siempre que puedas.

Regla 9: La carne debe ser libre de nitratos.

Regla 10: Debes ejercitarte tres veces a la semana, de acuerdo con la fase en la que estés.

Cuando prepares tus alimentos notarás que algunos ingredientes no están incluidos en ninguna de las recetas de este libro. Se eliminaron intencionalmente, no fue un error.

Qué no hacer


Regla 1: Nada de trigo.

Regla 2: Nada de maíz.

Regla 3: Nada de lácteos.

Regla 4: Nada de soya.

Regla 5: Nada de azúcar refinada.

Regla 6: Nada de cafeína.

Regla 7: Nada de alcohol.

Regla 8: Nada de fruta seca ni jugos de fruta.

Regla 9: Nada de endulzantes artificiales.

Regla 10: Nada de alimentos “de dieta” sin grasas.

Volver

Ya sea que cocines al pie de la letra las recetas de este libro o les des un giro personal, no agregues a escondidas ninguno de estos ingredientes. Los excluyo intencionalmente. Estos alimentos hacen más difícil, si no imposible, restaurar y reparar tu metabolismo.

Recuerda, estamos juntos para una meta común. No estoy aquí para ser permisiva, sino para reparar tu metabolismo. Puedo ser estricta cuando se trata del plan, pero lo hago por amor. Me importas. Me importa tu vida y me importa tu salud. Estoy aquí para ayudarte y para cocinar contigo. Todo lo que necesitas es comer los alimentos: alimentos buenos, deliciosos y reales. En este libro encontrarás una gran variedad de desayunos, comidas y cenas que te harán agua la boca, así como docenas de refrigerios, salsas, licuados e incluso pos-tres que puedes disfrutar en cada una de las tres fases de la dieta del metabolismo acelerado. Encontrarás un sinnúmero de entradas y refrigerios vegetarianos, y más de 75 opciones vegetarianas llenadoras y nutritivas.

Para mis amigos veganos incluso incluí proteínas de soya en algunas recetas de la fase 2. ¡Carnívoros y vegetarianos, éstas no son para ustedes! Recuerden, sólo los veganos pueden romper la regla de la soya, sólo los veganos pueden consumir productos orgánicos de soya, que no sean modificados genéticamente, ¡y sólo en la fase 2! E incluso, si eres vegano, te pido que por favor uses la soya como reserva porque es difícil reparar el metabolismo y estimular los músculos para una quema saludable de grasa con demasiada soya en tu sistema.

Y tengo más buenas noticias para quienes no comen carne: también incluí una guía fácil para cambiar alimentos y ayudarlos a volver vegetariana cualquier entrada, sin perder el sabor o los nutrientes.

Incluso encontrarás recetas para salsas y aderezos que puedes consumir en cualquier comida apropiada de la fase en que estés. Añade de 2 a 4 cucharadas a una ensalada, viértelas sobre un filete, úsalas como marinada o para remojar cualquier verdura cruda o al vapor que sea de tu fase.

Te confieso: ¡Amo la comida! Dulce, salada, picante, cremosa y agria. Creo que el placer de disfrutar todos los sabores en realidad aumenta tu metabolismo. Es por eso que también incluí algunos postres deliciosos y licuados decadentes, que no sólo saben rico, sino que pueden incrementar la combustión si se usan estratégicamente. El trato es éste:

REGLA EXTRA

Disfruta tus postres y licuados de tres formas:

1. Come el postre como un refrigerio, sólo asegúrate de que incluya los alimentos correctos para la fase en que estés. Podría ser así:

En la fase 1: Come cualquier postre que tenga fruta (ejemplo: sorbete de naranja, ver aquí). En la fase 2: Come cualquier postre que tenga proteína (ejemplo: merengue de limón, ver aquí). En la fase 3: Come cualquier postre que contenga grasas saludables (ejemplo: budín de coco y almendra, ver aquí).

2. Come un postre adicional que aumente tu metabolismo con alguna comida, sólo asegúrate de que contenga los grupos alimenticios específicos para la comida de esa fase, y agrega también un día más de ejercicio.

En la fase 1: Añade un postre con un segundo día de cardio. En la fase 2: Añade un postre con un segundo día de entrenamiento de fuerza. En la fase 3: Añade un postre con un segundo día de actividad para reducir estrés.

Así que si tienes un compromiso para cenar o en general te gusta comer algo dulce antes de dormir sólo haz ejercicio también ese día ¡y disfruta!

3. Toma un licuado en cualquier comida o refrigerio, mientras cumpla con los requerimientos alimenticios de esa fase.

En la fase 1: Cualquier licuado que contenga fruta y granos puede contar como desayuno (ejemplo: licuado de quinoa y pera, ver aquí), y cualquier licuado que sea sólo de fruta puede contar como refrigerio (ejemplo: licuado tropical, ver aquí). En la fase 2: Dado que todos los licuados contienen vegetales, puedes comerlos a cualquier hora. En la fase 3: Cualquier licuado que contenga grasas saludables puede contar como refrigerio (ejemplo: licuado de aguacate, ver aquí).

CAPÍTULO DOS

Usa Las recetas de La dieta del metabolismo acelerado para calmar, desbloquear
y desatar tu camino hacia un tú más
delgado y más saludable

La dieta del metabolismo acelerado es un programa diseñado para ajustarse a tus necesidades personales, tus preferencias alimenticias, tu meta de pérdida de peso y tu estilo de vida. Ahora usemos este libro para ajustar específicamente las recetas y los planes de alimentación a ti. Primero, las porciones.

GUÍA DE PORCIONES

Para determinar el tamaño de tus porciones primero debemos determinar tu peso ideal. No te diré cuál es. Tú ya sabes exactamente cuánto quieres pesar y con qué peso te sientes cómodo. Toma esa cifra y réstala de tu peso actual. Esa cifra determina el tamaño de tus porciones en la dieta del metabolismo acelerado.

Si quieres perder 10 kilos o menos: Sigue la lista de porciones básicas en la tabla siguiente y las porciones incluidas en las recetas de este libro. Si quieres perder entre 10 y 20 kilos: Añade media porción. Por ejemplo, si la porción de sopa es de 2 tazas y quieres perder entre 15 y 20 kilos, entonces tomarías 3 tazas de sopa. Si tu meta a largo plazo es perder más de 20 kilos: Incluso si tienes que perder más de 20 kilos, comerás como si sólo quisieras perder 20 (por ejemplo, 3 tazas de chili), con una excepción: necesito que dupliques tu porción de verduras. Así que si la porción sugerida para alguien que intenta perder 20 kilos es 2 tazas de espinacas, quiero que comas 4 tazas para que podamos mantener la vista en la meta a largo plazo y usar la comida como el catalizador que vuelva esa pérdida de peso continua.

META DE PÉRDIDA DE PESO A LARGO PLAZO: 10 KILOS O MENOS


  Fase 1 Fase 2 Fase 3 Carne 110 gramos 110 gramos (55 gramos para el refrigerio) 110 gramos Pescado 170 gramos 170 gramos (85 gramos para el refrigerio) 170 gramos Claras de huevo 3 claras de huevo 3 claras de huevo para comidas y 1 para refrigerios 1 huevo entero más 2 claras adicionales, máximo Leguminosas/frijoles 1/2 taza Nada 1/2 taza Granos cocidos: arroz, pasta, quinoa 1 taza Nada 1/2 taza Galletas o pretzels 30 gramos Nada 1/2 onza Pan, bagels, tortillas 1 rebanada de pan, 1/2 bagel, 1 tortilla Nada 1 rebanada de pan, 1/2 bagel, 1 tortilla Avena 1/2 taza cruda, 1 taza cocida Nada 1/4 de taza cruda, 1/2 taza cocida Fruta 1 taza o 1 pieza 1 taza o 1 pieza (sólo limones y limas en esta fase) 1 taza o 1 pieza Verduras y verduras de hoja verde para ensaladas Ilimitado Ilimitado Ilimitado Aceites Nada Nada 3 cucharadas Humus Nada Nada 1/2 taza Guacamole Nada Nada 1/2 taza Aguacate Nada Nada 1/2 aguacate Nueces crudas Nada Nada 1/4 de taza Mantequillas de nueces crudas y semillas Nada Nada 2 cucharadas Aderezos 2 a 4 cucharadas 2 a 4 cucharadas 2 a 4 cucharadas Licuados Un vaso de 340 mililitros Un vaso de 340 mililitros Un vaso de 340 mililitros Hierbas Ilimitado Ilimitado Ilimitado Especias Ilimitado Ilimitado Ilimitado Caldos Ilimitado Ilimitado Ilimitado Condimentos Ilimitado Ilimitado Ilimitado

META DE PÉRDIDA DE PESO A LARGO PLAZO: 10-20 KILOS


  Fase 1 Fase 2 Fase 3 Carne 170 gramos 170 gramos (85 gramos para el refrigerio) 170 gramos Pescado 250 gramos 250 gramos (125 gramos para el refrigerio) 250 gramos Claras de huevo 4 claras de huevo 4 claras de huevo para las comidas, 2 claras para los refrigerios 2 huevos completos más 3 claras adicionales, máximo Leguminosas/frijoles ¾ de taza Nada ¾ de taza Granos cocidos: arroz, pasta, quinoa 11/2 tazas Nada ¾ de taza Galletas o pretzels 45 gramos Nada 20 gramos Pan, bagels, tortillas 11/2 rebanadas de pan, ¾ de bagel, 11/2 tortillas Nada 11/2 rebanadas de pan, ¾ de bagel, 11/2 tortillas Avena 11/2 tazas cocidas Nada ¾ de taza cocida Fruta 11/2 tazas o 11/2 piezas 11/2 tazas o 11/2 piezas (sólo limones y limas en esta fase) 11/2 tazas o 11/2 piezas Verduras y verduras de hoja verde para ensaladas Ilimitado Ilimitado Ilimitado Aceites Nada Nada 41/2 cucharadas Humus Nada Nada 1/2 taza Guacamole Nada Nada 1/2 taza Aguacate Nada Nad ...