Loading...

METEORO

Julián López  

0


Fragmento

Que no vas a lamentarte

por el tiempo perdido

que no vas a apurar nada

decís en medio de la conversación

cuando el cuchillo se mete

después de una presión suave

que parece a punto de zozobrar

por la resistencia de la cáscara

pero empieza a deslizarse

adentro del melón

y de esa herida sale

un aire fragante que de a poco nos envuelve

un aire cargado de azúcar

que va a estamparse inmaterial

como tus palabras en esta muralla

con nubes bajas, insonoras y apacibles

que es la tarde.

Que no vas a lamentarte por el tiempo

mientras saco el primer gajo de esta urbe

que sostengo en la mano, la parto meridiana

y te ofrezco la primera cuña que logro

de este mundo vegetal.

Yo también hablo, te contesto

también suelto oraciones distraído

mientras dentro, como en una cueva,

empujado por el olor de este melón

un poco crudo —es temprano para melones

parece decir la escena—

me quedo resonando entre palabras

que no se disuelven, que no terminan

de evadirse por la distracc

Recibe antes que nadie historias como ésta