Loading...

ÁNGELES EN LA SALA DE URGENCIAS

Robert D. Lessline  

0


Fragmento

“Personas que se preocupan por los demás. Compasión y cariño en las circunstancias difíciles. Esta es la medicina que más necesitamos y está presente en cada página de Ángeles en la sala de urgencias, una crónica de la humanidad en su mejor momento”.

—Richard Thomas, actor de películas, televisión y teatro; conocido por su papel como John-Boy en Los Walton y presentador de Es un milagro [It’s a Miracle]

“Es difícil dejar de leer Ángeles en la sala de urgencias. Sientes que estás allí con el doctor Lesslie en cada circunstancia, y cada situación exhibe la dimensión espiritual de la vida y la muerte de una manera que la mayoría de nosotros jamás experimentará en carne propia. Solo puedo comparar ese apremio de tomar decisiones instantáneas con mi época de jugador de baloncesto. Disfruté de cada historia”.

—Bobby Jones, cofundador de 2XSALT, seleccionado en cuatro ocasiones para participar en el partido All-Star de la NBA y miembro de los 76ers de Filadelfia cuando este equipo fue campeón mundial en 1983

“En una época en la que los médicos ven a los pacientes como un número de Seguro Social, el doctor Lesslie recupera la imagen desdibujada de un médico solícito para quien el paciente es lo más importante. Si algún día tengo que pasar por una sala de urgencias, espero que el doctor Lesslie esté allí para atenderme”.

—Randall Ruble, presidente de la Universidad y el Seminario de Erskine

“Conocemos a un elenco de personajes maravillosos que pasan por las puertas de la sala de urgencias de un hospital de Carolina del Sur... Pero Robert Lesslie también está allí, él es un médico que se caracteriza por su fidelidad y empatía, tiene un corazón compasivo y sabe detectar la presencia de Dios en medio de la necesidad humana”.

—Thomas Long, profesor de Predicación, Cátedra Bandy, Facultad de Teología Candler, Universidad de Emory

Para Bárbara, el ángel de mi vida

ÁNGELES EN MEDIO DE NOSOTROS

Estos veinticinco años trabajando en la sala de urgencias me han enseñado muchas cosas. Sé, sin duda alguna, que la vida es frágil. Comprendí que la humildad puede ser la mayor virtud. Y estoy convencido de que debemos tomarnos el tiempo para decirles a nuestros seres queridos nuestros sentimientos más profundos.

También aprendí a creer que hay ángeles en medio de nosotros. Pueden tomar la forma de un amigo, del personal de enfermería o de un completo extraño. Y, en ocasiones, ni siquiera los vemos; se manifiestan como una presencia sutil, aunque muy real, y nos guían, consuelan y protegen.

La sala de urgencias es un lugar lleno de dificultades y desafíos, tanto para los pacientes como para los que cuidamos de ellos. Sin embargo, las mismas presiones y tensiones que hacen de este un lugar tan desafiante también brindan la oportunidad de experimentar algunos de los misterios y las maravillas más increíbles de la vida. Ofrezco algunos de mis pensamientos y experiencias en estas páginas movido por un sentimiento sincero de aprecio por estos misterios y un profundo sentido de privilegio.

—Dr. Robert Lesslie

Recibe antes que nadie historias como ésta