Loading...

NOMOS (SERIE ELEMENTALES)

Liliana Bodoc  

0


Fragmento

Alrededor del sol

Gracias a Bertolt Brecht

El hombre corpulento y lleno de estrellas tropezó con un niño que jugaba en los pasillos oscuros de la casa.

—¿Quién eres? —preguntó.

—Soy Andrea Sarti, el hijo de su casera.

—¿Qué haces aquí?

—Aquí vivo.

—¿En mi casa?

—Sí, señor Galilei.

—¿Desde cuándo vives en mi casa?

—Desde que nací. Hace siete años.

Esa fue la mañana en que me conoció, después de verme casi a diario durante siete años.

Nunca entendí bien por qué puso atención en mí, cuando tenía una multitud de buenos estudiantes esperando que los admitiera como discípulos. Por mi parte, le pagué con impertinencia.

Pero aquel día yo admiraba a Galileo Galilei como solo admiran los niños: en los aciertos y en los errores, en la genialidad y en la torpeza. Fue mi madre quien me dijo que el maestro deseaba que yo fuese, alguna que otra tarde, a su laboratorio…

—A mi Andrea, ¿qué les parece? Es que ese niño salió con la inteligencia de un búho. Por algo el señor Galilei lo tomó a su cargo y está, dale que dale, enseñándole sobre el cielo y la Tierra. Andrea aquí, Andrea allá, Andrea mira esto, Andrea presta atención… Y no solo eso: cuando el señor Galilei se va a sus clases, mi Andrea queda a cargo.

Galileo Galilei le sonreía a los astros más que a cualquier ser humano.

—Aquí hay demasiado polvo —le dijo a su casera, pasando la ma

Recibe antes que nadie historias como ésta