Loading...

ROCK IS HERE

Marcelo Lamela  

0


Fragmento

SÍGUENOS EN
Megustaleer

Facebook @Ebooks        

Twitter @megustaleerarg  

Instagram @megustaleerarg  

Penguin Random House

Rock is here Buenos Aires

LA GUÍA DEFINITIVA

Recibe antes que nadie historias como ésta

PARA CONOCER LOS LUGARES

HISTÓRICOS DEL ROCK

Introducción

Buenos Aires, el rock está aquí. ¿Pero por qué Rock is here?

A esta altura vale la pena hacer la aclaración.

Confieso que, cuando mi amigo Christian Roccella me sugirió que la colección de libros acerca de los lugares históricos de las grandes ciudades del rock and roll se llamara Rock is here —en inglés—, lo primero que pensé fue: “¿Y cuando llegue el libro de Buenos Aires...?”.

Me hacía ruido que el libro de mi ciudad tuviera en la tapa algo escrito en inglés y no en nuestra lengua tan rica. Y repito:los libros no se llaman Rock is here, sino solo la colección.

El logo de la púa señalando dónde estaba el rock de Londres —en la tapa del primer libro de la serie— me gustó tanto que me hizo adoptarlo rápidamente. Simple, contundente, lógico. Tanto fue así que muchos conocen el libro como Rock is here y no por su verdadero nombre: Londres. La guía definitiva para conocer los lugares históricos del rock.

Aun así, todavía me picaba ese bichito del chauvinismo mal entendido y que algunos sacan a relucir como si fueran los dueños exclusivos de la pelota.

Después de un tiempo de conversarlo con amigos y colaboradores de confianza me terminé de relajar al respecto. Manteniendo el título de la colección en inglés, se valora aún más el movimiento músico-cultural que se gestó en nuestro país hace ya más de cincuenta años y en el que se adaptó el rock de origen anglosajón para crear por primera vez un rock cantado en español que nos identifica. Por la calidad de su música y la cultura de su público, Buenos Aires es hoy un referente indiscutido dentro del mapa rockero global y se ganó un merecido lugar en esta colección, entre ciudades anglosajonas como Londres, Liverpool, Manchester, Los Ángeles o Nueva York.

Y pensé: es cierto. Incluso nuestros próceres musicales empezaron cantando en inglés, hasta crear el rock nacional argentino hace unos cincuenta años. Se miraban en bandas de Inglaterra o de Estados Unidos para inspirarse. No hacían “roca”o “mecerse”, si quisieran traducir la palabrita. Hacían (hacen y harán) rock.

También se debe señalar el aspecto comercial, debo aclararlo. Como me dijo Willy Quiroga, bajista de Vox Dei: “Es más fácil cantar en inglés que en castellano. Suena mejor”.

Y además otra cuestión es que la colección Rock is here nació con Londres y continuará con Manchester, Liverpool, Nueva York y Los Ángeles. Buenos Aires será casi con seguridad la única ciudad de habla hispana de la serie. No porque sea —repito— mi ciudad, sino porque es un faro para millones de personas de otros países que aman la música creada aquí —riquísima en calidad y variedad—, con una contundencia que pocas urbes realmente poseen.

Y porque creo con sinceridad que necesitábamos un libro como este para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Así como no existía para Londres —en serio, aunque no lo crean—, también nos hacía falta para la capital argentina.

Estoy muy orgulloso de esta obra. La investigación llevada a cabo me ayudó a admirar a mis artistas argentinos favoritos todavía más. Aprendí a conocer con mayor profundidad a otros y a descubrir a algunos a los que nunca les había prestado la adecuada atención. Sé que muchos desearán conocer los sitios donde su artista favorito creó su canción o disco predilectos, o donde hicieron el show memorable en el que se enamoraron de ellos para siempre, o el lugar donde su artista nació, o nos dejó físicamente.

Estoy convencido de que Buenos Aires. La guía definitiva para conocer los lugares históricos del rock va a rescatar sitios del olvido casi total (excepto el de los recuerdos de muchos de los que fueron protagonistas, ya sean músicos o muchos de ustedes, lectores, cuando fueron audiencia). Esos sitios ya se estaban perdiendo en la red inmensa de internet, en blogs poco masivos o en notas de color sepia.

Este es un libro que busca rescatar —y de alguna forma nostálgica, recrear— los lugares más importantes de la ciudad en los que ocurrieron eventos musicales relevantes —también generados por artistas llegados de otros países—, básicamente siguiendo los pasos dados por la música rock argentina. Una de las más ricas del mundo.

Porque el rock está aquí: en Buenos Aires.

Algo más

Queridos lectores, rockeros apasionados:

En este libro encontrarán más de cien secciones —y algunos bonus tracks de lugares del Gran Buenos Aires y la ciudad de La Plata— referidas a sitios que albergan hechos de la historia del rock en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la capital de la República Argentina. Como comentaba antes, no solo me refiero al rock argentino: también al que trajeron artistas del exterior a distintos sectores y edificios de esta bellísima metrópolis.

Por supuesto que primordialmente retrata los lugares que tienen que ver con nuestros artistas, pero, en forma similar al primer libro de la colección sobre Londres, músicos extranjeros también hicieron historia por estos lares. Por ejemplo: en Londres murió un estadounidense llamado Jimi Hendrix. Y en Buenos Aires unos ingleses llamados The Libertines eligieron una foto tomada en la plaza con más historia de la Argentina durante uno de los momentos más dramáticos de nuestra vida como nación, para poner en la portada de su álbum debut.

En cada sección encontrarán básicamente data indispensable para llegar al sitio y atesorar qué fue lo que sucedió allí. Al igual que en mi libro anterior tuve que dejar de incluir algunos sitios principalmente por espacio físico, pero creo que los que están presentes son todos muy importantes —de hecho, muchos son fundamentales—, y los invito a que me escriban a rockisherelibros@gmail.com o a marcelo@rockishere.com si consideran que alguno más debería estar en una futura edición de la guía, en un próximo libro —un volumen dos, ¿por qué no?— o una actualización en nuestras futuras aplicaciones o sitio web.

Gran parte de la investigación realizada para esta guía ha sido recolectada desde fines de 2016 hasta mediados de 2018, e independientemente de si de verdad el movimiento de rock nacional como lo conocemos hoy nació en 1967 o en el año anterior, los rockeros argentinos festejamos el 50 aniversario en 2017, gracias a una canción emblema creada por dos jóvenes en el baño de un bar de Buenos Aires... El año 1967 fue el de la aparición de Sgt. Pepper, de la explosión de Hendrix y del debut discográfico de Pink Floyd y David Bowie, y los sacudones llegaron hasta acá.

Uno de los compositores de esa canción fundamental falleció muy poco después de componerla y el mito y las especulaciones de lo que podría haber llegado a legarnos José Alberto Tanguito Iglesias como músico nacieron junto con su muerte. Sin embargo, su socio compositor honra estas páginas con unas palabras y es alguien que no deja lugar a imaginarnos qué podría haber sido de él, ya que su obra creció a lo largo de estas cinco décadas y desde el lanzamiento de “La balsa”, y conformó un catálogo musical como pocos en el país... Gracias, Litto Nebbia.

Buenos Aires, repito, es una ciudad fascinante. Tiene una historia y unas atracciones acordes: el tango, el fútbol, la impactante gama de opciones culturales y artísticas que ofrece, sus plazas, sus parques, sus contrastes de urbe casi europea y sus miles de inmigrantes latinoamericanos, sus avenidas y calles señoriales y únicas… Buenos Aires tiene la avenida Corrientes, esa imponente arteria de librerías, pizzerías, bares históricos y teatros pletóricos de historia del rock; la av, la más larga del mundo; la avenida 9 de Julio, la más ancha del planeta…, el Río de la Plata, el más ancho de todos los que riegan la tierra y que besa las costas de esta capital que, con sus aguas color león, transforma a la ciudad en la Reina del Plata. Sean verdad o no estos datos casi del Libro Guinness de los récords, Buenos Aires es total. Siempre nos quedaremos cortos al describirla.

Bs. As., Baires, Capital Federal, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, La ciudad del gran río, o como quieran llamarla, es un fiel reflejo de todo el país. Ella, tan susceptible, como la propia Argentina, es en sí misma un crisol de razas, culturas y religiones; de contrapuntos y de eternas y odiosas comparaciones: si federales o unitarios, si civilización o barbarie, si Lionel Messi o Diego Maradona, si Jorge Luis Borges o Julio Cortázar, si Carlos Gardel o Julio Sosa, si Charly García o Luis Alberto el Flaco Spinetta, si Soda Stereo o Los Redondos. Así es el argentino, así es el porteño... Nosotros nos sentimos los mejores en algunas cuestiones y los peores en otras y generalmente —en ambos casos— no acertamos.

El rock argentino, el rock nacional cantado en español, que comenzó allá por 1967 o 1966, es claramente admirado fuera del país, sobre todo en Latinoamérica. En estas páginas encontrarán brillantes bandas y solistas que sobresalen por alguna cuestión histórica generada por ellos, o por haber sido parte de algo que quedó en el recuerdo y que hizo que el sitio merezca ser recordado en la guía. Pero muchos otros grupos y artistas, que quizás no aparezcan nombrados aquí por lo antedicho, esperan que los descubran. La música rock creada “por estos pagos” es de una calidad y variedad envidiadas en muchos países. Basta con leer los comentarios de usuarios de YouTube de cualquier lugar del mundo, sorprendidos por la calidad musical de bandas famosas o desconocidas y que descubren en esa red.

Desde el Obelisco porteño que engalana la cubierta de esta obra (y continuando con lo mencionado sobre que siempre tenemos lo mejor, ¡no hay duda de que es más imponente que el de Washington!) y hasta el último rincón de la ciudad, este libro les ofrece recuerdos, nostalgia y anécdotas relacionados con eventos musicales inolvidables.

Buenos Aires es la ciudad donde nací, cerca de ella tengo mi hogar, y la he visitado casi todos los días de mi vida.

Ella y sus lugares, más los artistas con los que mutuamente se potenciaron, son el núcleo de un recorrido que a mí me emocionó transitar: ojalá que a ustedes les pase lo mismo. Y para que el paseo sea más divertido, pueden prepararse una playlist con canciones sugeridas a lo largo de toda la guía, y que espero que representen fielmente el espíritu de cada lugar o al menos el sonido que de allí solía fluir. Y claro, seguramente se motivarán para también hacer su propio listado. Solo he omitido sugerir temas para algunos lugares por respeto a lo sensible de la cuestión tratada allí y de las personas involucradas, como en los casos de Cromañón y los cementerios, donde el dolor y el recogimiento son indispensables.

Con el mismo propósito se incluyen algunos códigos QR que los trasladarán a canciones, lugares y momentos inolvidables. Incluso, a las entrevistas completas a cuatro grandes de nuestra música que aportan sus vivencias en algunos de esos sitios y a quienes en las próximas páginas les presentaré.

Algunos de esos documentos a los cuales conducen los enlaces están perfectamente grabados y filmados. Otros, no. Son esos documentos de instantes únicos, incluso registrados por fans, que seguramente los transportarán en una cápsula del tiempo emocionante.

Ojalá que les resulten amenos, divertidos y enriquecedores.

Bienvenidos, todos, a la ciudad de la furia.

Gracias totales

Como suele suceder en estos casos, siempre hay personas que hacen su aporte desinteresado para que la cosa fluya mejor. Nuevamente —y van dos de dos— a Lala Toutonian. No hace falta que te diga por qué estás de nuevo por acá, pero los lectores deben saber que confiaste en esto desde el inicio y que tu aporte fue muy importante para esta edición.

Gabriel Míquel entregó generosos aportes, fotos y entradas a shows —que muchas veces compartimos—, más una amistad de décadas.

Gracias a Daniel Flanagan por su invalorable buena onda y por compartir una agenda —y algunos documentos— que le dieron a esta guía un toque fundamental.

Una vez más a Itálica con los Christians, Donatti & Roccella:comunicación, conocimiento profundo del tema y encima buen gusto.

Todo queda en familia: gracias al trabajo de Florencia Lamela con sus mapas. A Jessica Lamela por sus fotos del barrio “de Pappo” y al Pipi Lamela por las de Obras.

A Roberto Montes y a los que creyeron en el proyecto Rock is here, sobre todo en esta parte, tan importante para mí.

A la barra del fútbol de los miércoles, compañeros de la terapia semanal de todos estos años. A Hermani y los “Amigos de Siempre”.

Y claro, de nuevo y eternamente, a mi hermosa familia, este año más que nunca.

Recomendaciones

Si bien en varias secciones se agregan las líneas de colectivos (buses) que permiten acceder a los lugares, en la medida de lo posible se recomienda el uso del subte (metro) —si hubiera estación cercana, que por supuesto estará informada en cada sección—, ya que el tránsito en la ciudad suele ser bastante caótico debido a cortes por obras, eventos y marchas políticas (es muy frecuente que haya piquetes, lo que complica el desplazamiento). Además, puede suceder que los colectivos cambien su recorrido, y no siempre con previo aviso. Por eso el tren y el subte son una gran alternativa, más allá del inmenso alcance de la flota de buses de la ciudad.

Y con respecto a los lugares históricos, una recomendación que ya se incorporó en el primer libro de esta colección (Londres): para un mayor disfrute de la visita a los lugares mencionados en este libro, es importante tener en cuenta cuestiones básicas de respeto y convivencia. Algunas de las locaciones son lugares de trabajo, e incluso viviendas privadas, por lo que el hecho de no molestar a sus ocupantes y no invadir su privacidad es primordial.

Los barrios de Buenos Aires

En la presentación de cada barrio se incluye un breve resumen y los límites geográficos, según detalla la página oficial del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (http://www.buenosaires.gob.ar/laciudad/barrios).

Lejos de los famosos “Cien barrios porteños” del tango-vals cantado por Alberto Castillo, allí se certifican y posicionan cuarenta y ocho barrios, de los que solo visitaremos algunos durante nuestras recorridas. Hay que tener en cuenta también que el ideario popular a veces, por costumbre o desconocimiento, estira los límites de una zona (por ejemplo, Norberto Pappo Napolitano vivió en Villa General Mitre, pero su cercanía con La Paternal hace que hablemos erróneamente de este último como su lugar). Ciertos barrios que se asimilan a otros cercanos hacen que muchas veces se confundan (por ejemplo, calles y sitios de Monserrat que se asumen como si fueran de San Telmo).

Pero antes de empezar las visitas…

Les comento que hay un regalo. Como una especie de epílogo de lujo para ciertas secciones, tenemos entrevistas exclusivas que realicé a emblemas del rock argentino que, con una gran predisposición, aceptaron mi propuesta para contestar algunas preguntas para el libro. Sus respuestas fueron —tal como corresponde al enorme talento de estos muchachos— jugosas y esclarecedoras. Se agregan al texto códigos QR para acceder a las charlas completas con ellos, ya que por un tema de diagramación y espacio no podían ser incluidas en su totalidad en el libro. Con estos QR tienen bonus tracks realmente imperdibles.

Gracias entonces —por orden cronológico de las entrevistas— a Litto Nebbia, Juan Carlos Black Amaya, Richard Coleman y Willy Quiroga, por su generosidad y por tantos momentos de placer ofrecidos a través de su arte.

Algunas de sus respuestas son picantes, otras reveladoras, otras llenas de una plácida nostalgia. Unos cracks que me brindaron muchos momentos de disfrute musical y que ahora, gracias a sus charlas e intercambios de mails, wasaps y fotos —siempre con una onda increíble—, me permitieron escribir esta guía de un modo todavía más placentero.

Estoy seguro, queridos lectores, de que estas entrevistas los van a poner todavía más en clima antes de recorrer las calles de Buenos Aires en su búsqueda de sitios históricos de nuestro rock. Algunos fragmentos de las conversaciones fueron esparcidos en lugares clave del libro: sitios que tienen mucho que ver con lo charlado.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Corredor Libertador

San Nicolás

EL NOMBRE DE ESTE BARRIO SE REMONTA A LA CAPILLA FUNDADA EN 1733 POR DON DOMINGO DE ACASUSSO, EN LA ESQUINA DE LAS ACTUALES CARLOS PELLEGRINI Y CORRIENTES. AL QUEDAR LA CIUDAD DIVIDIDA EN SEIS PARROQUIAS, LA DE SAN NICOLÁS FUE ERIGIDA COMO UNA DE ELLAS.

LÍMITES AV. CÓRDOBA, AV. CALLAO, AV. RIVADAVIA, RAMAL OESTE DE LA AV. LEANDRO N. ALEM, BARTOLOMÉ MITRE, AV. ROSALES, RAMAL NORTE DE LA AV. LA RÁBIDA (NORTE), AV. EDUARDO MADERO.

29 Los Beatniks / Rebelde

30 Los Twist / “Pensé que se trataba de cieguitos”

31 Soda Stereo / Presentación oficial álbum debut

33 Luna Park

37 CCK

39 León Gieco / IV LP

41 Sadaic (Sociedad Argentina de Autores y Compositores)

43 Sello Mandioca / Talent-Microfón

45 Soda Stereo en la avenida 9 de Julio

47 Teatro Ópera

49 Teatro Gran Rex

51 Teatro Broadway

53 Teatro Apolo

55 Teatro Metropolitan Sura

57 Teatro Presidente Alvear

59 Café Madrid

61 NH Buenos Aires Tango (ex cine teatro Metro)

63 Teatro Colón

Los Beatniks / Rebelde

DIRECCIÓN: CRUCE DE AV. CORRIENTES Y FLORIDA

SUBTE: • LÍNEA B. ESTACIÓN FLORIDA

CANCIÓN SUGERIDA: “REBELDE” (LOS BEATNIKS)

El single Rebelde de Los Beatniks está considerado el primer disco del rock argentino de la historia, incluso antes que “La balsa” (ver La Perla del Once) vendiera más de 250.000 ejemplares.

El tema fue compuesto por los dos miembros más visibles de la banda, Pajarito Zaguri (nacido Alberto Ramón García) y Mauricio Moris Birabent, y contaba en su lado B con una canción llamada “No finjas más”. Ambas fueron grabadas el 2 de junio de 1966 en los estudios CBS Columbia, en la calle Paraguay 1583.

El simple, lanzado diez días después de su grabación y del que se dice que vendió apenas doscientas copias de un total de seiscientas producidas, tuvo su momento de promoción muy particular cuando la banda decidió subirse arriba de una camioneta y recorrer parte del centro porteño. Anduvieron por la avenida Corrientes para hacer “base” en la agitada intersección de la famosa avenida con la calle Florida, cantando su creación. Unos carteles adornaban la parte trasera del vehículo: “Por fin grabamos el primer disco” y “Les ganamos a los in, hacemos cualquier cosa por una cena. Los Beatniks”.

La letra de la canción “Rebelde” era un testimonio fiel de lo que la juventud de entonces solía reclamar: paz mundial, no a las guerras, la liberación de los pueblos ante el yugo gubernamental, el temor ante la proliferación del armamento nuclear y apostar por el amor universal.

Parece que el reclamo sigue vigente.

Un video de ese momento histórico se puede ver escaneando el código QR.

Ver aquí

Rock is here San Nicolás

Los Twist / “Pensé que se trataba de cieguitos”

DIRECCIÓN: CRUCE DE SARMIENTO Y ESMERALDA

SUBTE: • LÍNEA B. ESTACIÓN DIAGONAL NORTE

CANCIÓN SUGERIDA: “PENSÉ QUE SE TRATABA DE CIEGUITOS” (LOS TWIST)

En 1983 aparecía el álbum La dicha en movimiento de Los Twist. El disco —grabado apenas en veintinueve horas con la producción de Charly García— era el debut discográfico de una banda filosamente sarcástica que, dentro de un vestido de broma y música divertida, lanzaba dardos envenenados y referencias políticas en un contexto en el que la democracia volvía a la Argentina tras siete años de oscura dictadura militar.

Y justamente por este mix de diversión y mensajes “ocultos”, uno de los temas emblema de ese LP es “Pensé que se trataba de cieguitos”. La canción, compuesta por Pipo Cipolatti, venía envuelta en un fresco paquete de pop burlón y frenético que detallaba la salida del cantante durante un sábado por la noche. Había decidido ir al cine a ver “una de terror” y se encuentra con que, al bajar de su taxi en la esquina de Sarmiento y Esmeralda, es interceptado por un vehículo Ford Falcon color verde, el modelo de automóvil con el que se relacionaba a los grupos de tareas de represión ilegal.

La genialidad de la letra —si podemos sustraernos del trasfondo— es que convierte en divertida una historia que se repitió muchas veces durante aquella década trágica del país. Unida a una música sincopada, la canción terminó transformándose en uno de los hitos pop de los inicios de la recuperación de la democracia.

Rock is here San Nicolás

Soda Stereo / Presentación oficial álbum debut

DIRECCIÓN: SUIPACHA 435

SUBTE: • LÍNEA B. ESTACIÓN CARLOS PELLEGRINI

CANCIÓN SUGERIDA: “SOBREDOSIS DE TV” (SODA STEREO)

La noche del día en que Zeta Bosio cumplía 26 años la pasó con los integrantes de la banda de la cual era bajista, rodeado de mucha prensa, y en una hamburguesería. La banda: Soda Stereo. La hamburguesería: una sucursal de Pumper Nic, popular cadena argentina de restaurantes de comida rápida (similar a la de la famosa M dorada que nació en Estados Unidos).

Pero esta vez el motivo principal no fue festejar el cumpleaños de Zeta, sino producir un hito que marcaría época: presentar oficialmente ante amigos, periodistas y algunos pocos y privilegiados fans y colegas el álbum debut del grupo. El nombre del disco: Soda Stereo.

Esta sucursal de Pumper (la empresa cerró sus ...