Loading...

SERAFíN, EL ESCRITOR Y LA BRUJA

Claudia Piñeiro  

0


Fragmento

31 DE OCTUBRE.

NOCHE DE BRUJAS

Serafín no tenía muchos amigos. Dos meses atrás sus padres habían decidido mudarse a las afueras de la ciudad y todavía no encontraba su lugar. Era el menor de seis hermanos, y había nacido doce años después del que lo precedía, o sea, cuando nadie lo esperaba. Vivía con su padre, Gustavo Iraola, su madre, Ana Inés, y Mimí, la mucama y una de sus pocas amigas. Hacía tiempo que sus hermanos se habían marchado a estudiar en lejanas universidades prestigiosas.

A Serafín lo que más le gustaba en el mundo era leer cuentos de brujas. Tenía una colección completa en su biblioteca.

—“La bruja descubrió todo y se puso furiosa” —leía en voz alta, recostado en su cama—. “Cortó las trenzas de Rapunzel y se llevó a la niña al desierto. Allí la dejó sola, para que muriera de hambre”. ¡Qué bruja malísima!

Desd

Recibe antes que nadie historias como ésta