Loading...

SILFOS (SERIE ELEMENTALES)

Liliana Bodoc  

0


Fragmento

Sátiro de estrellas bajas

“En las tejas de pizarra/ el viento, furioso, muerde.”
“Preciosa y el aire”, de Federico García Lorca

Luna de pergamino

La gitana se llamaba Preciosa. Y su nombre era un acto de justicia.

A Preciosa le gustaba escapar por las noches, cuando una parte de su gente dormía y la otra parte, celebraba misterios.

Entonces ella se calzaba sandalias de cuerda, trenzaba con firmeza su cabello y se marchaba con la sola compañía de su pandereta.

Su pandereta, luna de pergamino, era lo que Preciosa más amaba en el mundo.

La joven gitana no iba en busca de pecados. No iba a encontrarse con hombre blanco ni con gitano, ni rico ni pobre… No era por eso que Preciosa se escapaba del campamento y tomaba por senderos flanqueados de laureles. Senderos que conducían al mar. La guiaba su amor por la música y por la noche. Nada la apasionaba tanto como tocar su pandereta por l

Recibe antes que nadie historias como ésta