Loading...

UN REGALO DELICIOSO

Alberto Pez   Roberto Cubillas  

0


Fragmento

INTRODUCCIÓN

¿PARA QUÉ OTRO LIBRO
SOBRE PAREJAS?

Los seres humanos aprendemos a amar y a estar en pareja en nuestra familia a través de las historias y los sucesos vividos por las parejas y las familias de nuestros ancestros, y de los diversos modelos culturales de un contexto histórico determinado. Buscamos a otro para amarlo, ser amado y crear una familia. Sin embargo, la realidad a veces contradice nuestros deseos y podríamos llegar a sentirnos frustrados. Por esta razón, desde hace años me he dedicado a estudiar y enseñar sobre este tema, usando enfoques como la terapia familiar sistémica y de pareja,1 Core Energetics o Core Energética,2 y las constelaciones familiares.3

En mis talleres como terapeuta familiar y de pareja y en las Constelaciones Familiares, he adquirido una enriquecedora experiencia, la cual he volcado en este libro, dedicado a las parejas y a quienes buscan tener una. En él transmitiré y compartiré vivencias, temas y textos con el fin de que te sirvan como ayuda en tu propia relación de pareja o en tu trabajo como terapeuta de parejas.

Lo aquí plasmado seguramente te será útil no sólo para no cometer los mismos errores que algunos miembros de tu clan y otras personas cometieron, sino para vivir y mantener una relación de pareja estable, duradera y apasionada.

Recuerda: lo que uno percibe en el otro, es uno mismo.

Mi lugar en la pareja

Como muchas otras personas lo hacen, elegí a mi pareja desde la herida, desde un lugar de dolor. Como ya mencioné, nací a finales de la segunda Guerra Mundial de un padre originario del Imperio austrohúngaro y de una madre alemana que se enamoraron en la hermosa ciudad de Praga. A lo largo de sus primeros tres años de matrimonio, durante el embarazo de mi madre, en el momento de mi nacimiento y hasta que tuve unos dos años, se suscitaron múltiples ausencias de mi padre, y cuando tenía ocho meses de edad viví una separación de mi madre por varios meses. Esta herida producida en mi infancia me hizo creer que separación significaba “desaparición, vacío, muerte”, lo cual —como puedo ver hoy en retrospectiva— causó en mí un gran anhelo de cercanía y al mismo tiempo una desconfianza de que el otro pudiera irse, como “se fueron” papá y mamá en aquel entonces.

Como adulta, al buscar un compañero, esas heridas primarias y otras más producidas durante la infancia de la posguerra me llevaron a la repetición y a la recreación de las separaciones mencionadas a través de las de mis parejas, lo que generó el encuentro con dos cónyuges que no podían quedarse, o que yo “provocaba” que se fueran.

Las personas que eliges como pareja te obligan conscientemente a revivir las circunstancias que causaron ciertas heridas en tu infancia, y a ser partícipe en la recreación de las historias hasta que logras aprender y, tal vez, resolver y sanar esas heridas. De tal manera podrás al fin verte como adulto y reconocer al otro como un legítimo otro, con su historia, dificultades, diferencias e imperfecciones... y amarlo.

Cómo hablaban sobre el amor de pareja
en

Recibe antes que nadie historias como ésta