Loading...

UNIVERSIDAD REDIVIVA

Ignacio Solares  

0


Fragmento

images

INTRODUCCIÓN

Hasta el tiempo se mezclaba y confundía esa mañana del 25 de enero del 2000 en que esperábamos en la avenida de los Insurgentes la llegada del Rector, quien el día anterior había decidido entregar a los representantes del Consejo General de Huelga (CGH) una copia del plebiscito en el que más de 180 000 universitarios —90 por ciento de ellos— se manifestaban tajantemente por levantar el paro que tenía cerrada la UNAM desde el 20 de abril del año anterior.

La multitud empezó a congregarse varias horas antes, cuando el perezoso sol invernal terminaba apenas de desenredar las últimas hebras de neblina en los árboles y aún podían escucharse, aquí y allá, los cónclaves de unos pájaros mitoteros, informantes del alboroto en que nos meteríamos nosotros mismos poco después.

Había algo vertiginoso y crispado en los rostros que llegaban, un como halo de rito por cumplir, la inminencia de que en cualquier momento y con cualquier pretexto, lo cotidiano recobraría —¡por fin!— su dimensión mítica y trágica. Muy en especial si la efervescencia del reclamo y la protesta llevaban diez meses gestándose y alentándose (en buena medida, al margen del conflicto universitario). Algo que se potenciaba y exacerbaba apenas tomaba uno conciencia —y cómo no hacerlo— de las transmisiones televisivas y radiofónicas en vivo y en directo, de que casi el país entero se había paralizado aquel día para enterarse del acontec

Recibe antes que nadie historias como ésta