Loading...

Noticia

 

A 120 años del nacimiento del gran escritor argentino, celebramos su vida y su obra con una producción audiovisual  con autores, editores y periodistas de renombre de todo el mundo  recordando  historias en común con Jorge Luis Borges.


Rolando Costa Picazo, catedrático de la Universidad de Buenos Aires: "
El era muy tímido, no decía las cosas dos veces pero cuando empezaba a dirigir lo que quería decir no terminaba jamás.  Una persona hablando acerca de nada y acerca de todo. Eso era extraordinario, era una manera de llegar al corazón del mundo y asustaba a cuanto podía llegar".

María Kodama, viuda y albacea de Borges: "Dígame, ¿le gustan los idiomas? ¿No tendría interés de estudiar inglés antiguo? Entonces yo, para hacerme la sabía, le digo Shakespeare. No, mucho más antiguo, siglo VIII o  IX. Ah, no, le digo, eso va a hacer imposible. Le propongo, si no quiere, que lo estudiemos juntos porque yo tampoco lo sé. Yo dije, este señor está tan loco como yo, genial"

Jorge Edwards, escritor: "Una libertad para convertir en temas que es difícil notar que son literarios, ¿no? Borges convirtió el comentario de la literatura y la traducción de la literatura en literatura. Fue muy moderno.  Éramos muy borgeanos y admirábamos mucho a Borges los jóvenes de aquel tiempo. Vargas Llosa, por ejemplo, se sabía de memoria algunas frases largas de Borges"

Juan Cruz, periodista y escritor: "Me pidió que le llevara bajo la cúpula del Palace, que ha sido reformada ahora, pero que contiene algunos de los elementos que el consideraba esenciales para contemplar lo que para él era el color amarillo. El único color que llegaba a ver, decía, era el color amarillo. Era muy respetuoso con las personas y era un conversador. Era, quizás, el más natural de los escritores con los que yo tomé contacto"

Roberto Jones, actor: "La BBC de Londres viene a Montevideo a hacer un documental sobre Borges y complementarlo con teatralizaciones filmadas de varios cuentos de Borges pero también me eligieron a mí para hacer de Borges joven. Entonces yo estuve durante toda la filmación, que duró un mes, conversando con Borges. Trabajando con un genio universal pero viéndolo comer, comer juntos, invitándolo a tomar el té con María Kodama y mi esposa. Entonces  yo descubrí, a parte de aquel genio que era, que es y que seguirá siendo, encontré a un ser humano maravilloso, irónica, pacífico, amable, lleno de amor por la humanidad?

Paulina Lavista, fotógrafa: "Ha sido un privilegio para mí haber retratado a Borges y creo que fue muy importante su primera visita a México. Yo me limité a oírlo pero sí le plantee algunas preguntas y hablamos. Hasta que me preguntó quién era yo y eso ya me pareció extraordinario. No recuerdo más porque mi timidez y mi lugar de fotógrafa era estar atrás y calladita y poder oír hablar algo de lo que ellos hablaban. Un privilegio"

Alvaro Uribe: "A Borges le sucedían cosas muy curiosas, además de la admiración irrestricta de todos los escritores mexicanos que estuvieron con él, la gente se le acercaba casi a tocarlo. Borges tenía una especie de aura, de santidad, como si fuera contagioso el genio la gente se le acercaba y quería estar con él. Era naturalmente simpático, cosa que no se puede decir, de muchos escritores"

Piedad Bonnet, escritora: "Cuando Borges vino en 1978 yo ya había egresado de la universidad hacia 8 años. Me acuerdo que se presentó en la Biblioteca Nacional. Yo era una joven madre, muy atareada porque fui siempre una persona que trabajaba, y recuerdo que no fui a esa presentación. Recuerdo que me contaron mis amigos que eran multitudes tratando de entrar a la Biblioteca Nacional, que la directora salió a decir que no había más cupo, abrió sus brazos y la gente se pasaba por debajo de los brazos de la directora porque no se lo quería perder".

Juan Gustavo Cobo Borda, poeta, escritor y diplomático: "El primer acercamiento con Borges fue muy curioso porque yo estaba como subdirector de la Biblioteca Nacional en Bogotá y nos anunciaron que Borges venía a Colombia a través de la Embajada argentina y, entonces, con muy poco tiempo decidimos improvisar una suerte de diálogo con él en la Biblioteca Nacional".