Loading...

Noticia

1-Éramos unos niños

Julio de 1967. Patti Smith y Robert Mapplethorpe sellan una amistad que acabará sólo con la muerte del gran fotógrafo en 1989. De eso habla este libro de memorias, de la vida en común de estos artistas, los dos entusiastas y apasionados, que cruzaron a grandes pasos la periferia de Nueva York para llegar hasta el centro neurálgico del nuevo arte. Fue así que acabaron instalándose en el hotel Chelsea y se convirtieron en los protagonistas de un mundo hoy ya perdido donde reinaban Allen Ginzberg, Andy Warhol y sus chicos, y se creaban las grandes bandas de música que marcaron los años finales del siglo XX., mientras el sida hacía estragos.

Lejos de tratarse de un libro triste y nostálgico, Éramos unos niños es un homenaje a la amistad sin trabas, y sus páginas cargadas de vitalidad y humor nos devuelven el sabor de esa gran ciudad donde hubo un tiempo en que casi todo era posible.

2-M Train 

Un conmovedor libro de memorias donde la artista muestra el lado más poético de su vida cotidiana. Smith vuelve a las cafeterías que ha frecuentado a lo largo de los años y que convirtió en lugares de creación, empezando por el café 'Ino en el Greenwich Village de Nueva York. Su vida de poeta, dramaturga, cantante, artista y peregrina se revela aquí como si se tratara de un mapa de rutas.

Si alguien soñó alguna vez con acompañar a esta mujer en sus viajes, llegó la hora de subirse a M Train: la experiencia vale la pena.

3-Tejiendo sueños

"Alguien me preguntó si este libro podía considerarse un cuento de hadas. Siempre me ha encantado ese tipo de historias, pero no creo que lo sea. Todo lo que contiene este librito es cierto, y tal como está escrito ocurrió. Escribirlo me arrancó de mi extraño letargo y espero que en alguna medida llene al lector de una vaga y curiosa alegría?, aseguró Patti Smith sobre Tejiendo sueños.

4-El mar de coral

Compilado de poemas. Un libro homenaje al fotógrafo Mapplethorpe, muy poco tiempo después de su muerte. "Justo antes de morir, Robert me preguntó si algún día contaría la historia de nuestra relación. Me llevó años decidirme, y finalmente publiqué Éramos unos niños", aseguró Smith.

"Antes, escribí El mar de Coral, un viaje a través del dolor, y allí puse todo lo que sabía de él, concentrándolo en este libro de poemas en prosa que hablan de su amor por el arte y del cariño que me tenía. También, y sobre todo, quise transmitir sus ganas de vivir, que nadie pudo arrebatarle, ni siquiera la muerte".

5) - Devoción

Estamos en la habitación de un hotel de París. Patti Smith acaba de llegar e intenta conciliar el sueño, pero de repente se despierta, y la imagen de una joven patinadora en el televisor la emociona, la anima a tomar el lápiz y empezar a escribir. Arranca así un viaje a través de las palabras, y esa criatura que antes se deslizaba por el hielo tiene ahora un nombre, una casa y una historia propia, que gira peligrosamente alrededor de una obsesión.

Los gestos de la patinadora acompañan a Patti Smith en sus paseos por las calles parisinas, en los bares de la capital, en el jardín de la editorial Gallimard -donde descansan los fantasmas de tantos escritores queridos-, en sus viajes en tren hacia el sur de Francia y la casa de Camus. Poco a poco, lo que antes era un borrador se convierte en un texto hermoso, Devoción, el último y sorprendente libro de uno de los íconos de nuestro tiempo.