Loading...

Noticia

El nuevo CEO: el liderazgo que triunfa se apoya en la emoción

En su libro "Las personas primero", Eduardo P. Braun explica porqué la gestión de las emociones y la cultura organizacional que éstas conforman es clave en la conducción exitosa, y demuestra que los buenos resultados están relacionados con un clima positivo, estimulante y motivador.

El liderazgo es el que multiplica los resultados. Siempre lo supimos pero tambi√©n siempre nos hicieron creer que el liderazgo genera resultados principalmente a trav√©s de la estrategia. Pero los l√≠deres tienen la tarea de crear y manejar la cultura de la compa√Ī√≠a: el rol del l√≠der entonces es esencialmente producir ciertas emocionesLos l√≠deres multiplican los resultados creando culturas porque las culturas generan emociones como el sentido de prop√≥sito, el orgullo y la confianza. Estas emociones alinean a las personas bajo una visi√≥n com√ļn y una serie de valores y comportamientos, y les dan la energ√≠a, la determinaci√≥n y el estado mental adecuado para actuar.

Pens√©moslo de esta manera: la responsabilidad general de un l√≠der es darles forma a las emociones; estas emociones subyacen y gu√≠an la cultura organizacional que, a su vez, genera los resultados deseados. Es decir, las culturas son creadas por las emociones y a su vez crean emociones. Y son esas culturas las que tienen un incre√≠ble impacto en el √©xito o fracaso de los emprendimientos de una empresa. Entender las emociones y el rol que desempe√Īan en los comportamientos de las personas es muy importante.

 

1. ¬ŅQu√© son las emociones?

Hablando sobre los ?d√≠as de la industria? de Southwest, cuando la competencia iba a estudiar los procesos y organizaci√≥n de su empresa, Herb Kelleher me dijo: La mayor√≠a buscaba una ?formulita? para escribir en el pizarr√≥n. Pero no es as√≠, la fuerza tiene que venir del coraz√≥n, no de la cabeza.

Si las emociones son una parte tan crucial de la creaci√≥n de una cultura exitosa, entonces ser√≠a bueno saber en qu√© consisten. Es com√ļn entender las emociones como la experiencia subjetiva de un sentimiento que va acompa√Īado de cambios fisiol√≥gicos y comportamentales. Debido al rol que juegan en las emociones los niveles de bioqu√≠micos como dopamina, oxitocina, endorfinas y noradrenalina, las emociones influencian el estado de √°nimo, el temperamento y la personalidad y, lo que quiz√° sea m√°s importante para un manager, son una fuerza que impulsa la motivaci√≥n, positiva o negativa.

Existen las emociones positivas y negativas, desde la confianza, el orgullo, la sensación de pertenencia, propósito y pasión, por un lado, hasta la desconfianza, la insatisfacción y la apatía por el otro. Las emociones influyen en el rendimiento de un equipo tanto de modo positivo como negativo

2. Las emociones tienen un impacto sobre el desempe√Īo

Los deportes son una actividad muy interesante para evaluar el gran peso que tiene la emoci√≥n en el desempe√Īo. Jorge Valdano, que fue el director t√©cnico del Real Madrid y gur√ļ del liderazgo despu√©s de formar parte del equipo argentino campe√≥n de la Copa Mundial de M√©xico 1986, me explic√≥ con claridad ese impacto:  Un equipo es un estado de √°nimo. Y una persona tambi√©n es fundamentalmente un estado de √°nimo. En el mundo del f√ļtbol se ven con frecuencia jugadores que tienen la confianza de su entrenador, el respeto del periodismo, el cari√Īo de los aficionados, y llegan a la excelencia. Pasan a otro equipo, dejan de tener esos soportes externos y pueden estancarse en la mediocridad. Y hablamos de un individuo. Cuando hablamos de muchos individuos, el efecto del estado de √°nimo puede parecer incluso milagroso. Es incre√≠ble lo que es capaz de provocar un estado de √°nimo, positivo o negativo, en los resultados de un equipo. Resumiendo: ?Cuando la gente siente lo que hace, cuando se siente comprometida, desde esa actitud es capaz de contagiar a todo el grupo? (?).

¬ŅPor qu√© necesito liberar endorfinas y aumentar el rendimiento muscular cuando lo que realmente quiero es mejorar mi desempe√Īo como analista de marketing? ¬ŅPor qu√© necesito emociones en la oficina? ¬ŅNo es este tipo de trabajo 100 % intelectual y racional? ¬ŅEso significa que las emociones son irrelevantes en ciertas disciplinas? Los seres humanos por lo general pasan por un proceso racional antes de tomar una decisi√≥n, y esa reflexi√≥n es la que genera un comportamiento. O, al menos, eso nos ense√Īaron. Lo que ocurre en realidad es que la qu√≠mica de nuestro cuerpo est√° interfiriendo en forma permanente en ese pensamiento y en el consiguiente proceso de toma de decisiones.

Los factores internos y externos, ya sean amenazas físicas en el entorno o estados mentales internos complejos, alteran los niveles de hormonas, neurotransmisores y otros bioquímicos modificando o influenciando las decisiones que tomamos y los comportamientos que tenemos posteriormente. El efecto de estos cambios bioquímicos en nuestro cuerpo es lo que llamamos emociones. Las hormonas y los neurotransmisores que se disparan en ciertas condiciones corresponden a una emoción en particular y predisponen al cuerpo a ciertos comportamientos. Es decir, las circunstancias disparan sustancias bioquímicas en nuestro cuerpo que ?sentimos? como emociones y que predisponen a nuestro cuerpo a una determinada acción. El hecho de que las acciones resultantes de las emociones sean positivas o negativas dependerá de factores que un buen líder debe conocer. (?)

Las emociones negativas, literalmente, nos estupidizan porque interceptan químicamente nuestra capacidad de utilizar la lógica, y esa ansiedad bloquea nuestra creatividad y razonamiento

Como sostiene Charles S. Jacobs, autor de Management Rewired: ?El cerebro opera de una forma muy diferente cuando estamos tristes que cuando estamos felices. Cuando estamos tristes trabaja m√°s despacio y nuestra visi√≥n se reduce. En ese momento no vemos el panorama completo?. Cuando las personas est√°n ansiosas o infelices o tienen miedo, cometen errores tontos porque el cerebro no funciona como de costumbre. El miedo nos pone a la defensiva y nos hace desconfiar de los dem√°s. Ante est√≠mulos externos que disparan emociones negativas, nuestro cerebro tiene dificultades para funcionar incluso a niveles normales.

Como menciona Christine Porath, ?las personas que trabajan en un ambiente caracterizado por la falta de trato civilizado no ven información que está frente a sus narices. No tienen la capacidad de procesarla del mismo modo o con la eficiencia con la que podrían hacerlo?.

Es el deber de un l√≠der entender que puede controlar y utilizar ciertos est√≠mulos para crear las emociones adecuadas que aumentan el desempe√Īo en el trabajo

Las emociones positivas pueden hacer exactamente lo contrario, por lo que es importante entender el rol que ejercen hormonas como la oxitocina, la serotonina, la dopamina y la endorfina en generar emociones como confianza, alegr√≠a, orgullo, compromiso y felicidad (?). Cuando las personas sienten emociones positivas tienen un mejor desempe√Īo en tareas demandantes desde un punto de vista cognitivo; adem√°s, son m√°s propensas a tener en consideraci√≥n a la comunidad y no solo a ellas mismas.

 

3. El nuevo CEO. ¬ŅQu√© son las emociones?

Como l√≠deres nuestra tarea es manejar las emociones. S√≠, los l√≠deres deben manejar sus propias emociones tanto como las de su equipo. Deben ser conscientes del impacto que sus proyectos, acciones y decisiones tienen sobre las emociones y los estados mentales de su grupo. Deben utilizar ese conocimiento como punto de partida para manejar esas emociones y evocar emociones positivas en los dem√°s. De hecho, el principal desaf√≠o que tenemos es ser conscientes y administrar el impacto que tienen nuestras emociones y las que sienten o expresan las dem√°s personas en el lugar de trabajo. Los l√≠deres somos responsables de crear un entorno y pr√°cticas de trabajo que fomenten estados mentales positivos. Las personas naturalmente buscan situaciones en las que vivan emociones agradables, por lo que un l√≠der deber√≠a intentar promover todas las emociones positivas posibles, contener o transformar las negativas en acciones que lleven a la organizaci√≥n hacia mejores resultados y contribuir al crecimiento personal de los miembros de la organizaci√≥n.

Un l√≠der debe comprender estos y otros sentidos primarios, al igual que las emociones subyacentes, y promover una cultura que aproveche estos factores de motivaci√≥n, mejorando el desempe√Īo individual y colectivo. Hasta hace algunos a√Īos, muchos hubieran dicho que el verdadero desaf√≠o relacionado con las emociones en el lugar de trabajo era ocultarlas y hacerlas desaparecer. Hoy en d√≠a, creo que existe una mayor conciencia de que los seres humanos no son capaces de ?apagar? una parte de s√≠ mismos cuando van a la oficina y de que los trabajadores llegan a su m√°ximo potencial humano √ļnicamente cuando utilizan sus emociones. Por eso Dan Goleman, autor de Leadership: The Power of Emotional Intelligence, insiste: ?La inteligencia emocional es clave para el liderazgo?. De hecho, sea que hablemos de tener empat√≠a y ser sensible con las personas o de saber escuchar y cuidarlas genuinamente, estamos hablando de emociones, conexiones y relaciones. Creo con firmeza que existe un gran potencial para que un l√≠der desarrolle sus habilidades de liderazgo haciendo uso de su ?caja de herramientas emocionales?.

  • Fragmentos del libro ?Las personas primero. Chief Emotions Officers: c√≥mo los grandes l√≠deres gestionan la cultura y las emociones para obtener resultados extraordinarios?, de Eduardo P. Braun.