Loading...

Noticia

Penguin Random House Grupo Editorial reunió el último sábado a las principales autoras románticas del país en el primer festival Historias que enamoran, un encuentro único de autoras y lectoras en el Centro Cultural Jorge Luis Borges.  

Participaron Florencia Bonelli, Gloria V. Casañas, Gabriela Margall, Anabella Franco, Andrea Milano, Graciela Ramos, Fernanda Pérez, María Border, Camucha Escobar, Mariana Guarinoni, Carolina Macedo y Mirta Pérez Rey.

Gloria Casañas dialogó con Patricio Zunini sobre cómo estructura sus libros, cómo investiga antes de escribir una novela: "Cuando pienso mucho en un tema que me interesa siempre sale algo", confesó. Más tarde, al reflexionar sobre qué no debe faltar en una novela del género, explicó: "Hay algunas cosas que son interesantes para la novela romántica. Siempre algún atormentado es lindo que haya, ¿no?  Una lectora me dijo 'Gloria, los hombres de tu novela siempre tienen un sufrimiento' y yo le digo es que algo tiene que pasar, alguna cosa les tiene que pasar".   

Florencia Bonelli recorrió sus inicios en la novela romántica y su contacto con las lectoras: "Ocultábamos que leíamos novelas románticas", confesó.  "Las autoras norteamericanas que nosotros leíamos en aquellos años eran todas chicas que habían estudiado en la universidad, era gente muy  preparada. Pero como tenía ese contenido romántico y erótico eran como sacadas y la parte histórica se despreciaba. Pero era ríquisima. Yo aprendí muchísimo de las distintas épocas, no sólo de la parte histórica, si no las costumbres que no te la enseñan en la materia Historia del colegio", recordó.  

Gabriela Margall, por su parte, diálogo con su editora Silvia Itkin sobre cómo apropiarse de la historia y cuál es el mecanismo que implementa para escribir novela:  "¿Me apropio de la historia? ¿La historia es lo que me hace escribir? ¿Tomo un fragmento y me pongo a escribir?", se preguntó al repasar cada una de sus novelas publicadas. "Me gusta más el período planchado o el período donde hay algo que viene a molestar, por ejemplo las invasiones inglesas, cuando el período viene planchadísimo y de repente caen los ingleses". 

Las autoras Mirta Pérez Rey, Andrea Milano, María Border, Mariana Guarinoni, Anabella Franco, Camucha Escobar y Carolina Macedo respondieron las preguntas de Patricio Zunini en el Yo sí, yo nunca: "¿Buscás en el subte, colectivo o bares si alguien está leyendo tu novela?  ¿Alguna vez te enamoraste del protagonista de tu novela? ¿Podrías reconocer que hay algo tuyo en cada uno de tus protagonistas? ¿Alguna vez te ratoneaste con el protagonista de tu obra? ¿Alguna vez te vengaste de alguien convirtiéndolo en personaje?  ¿Crees en el amor para toda la vida?".  

Las autoras Fernanda Pérez y Graciela Ramos estuvieron a cargo de un workshop sobre cómo se construye una historia:  cuáles son los ejes sobre los cuales se construyen la mayoría de las historias. "¿Cómo cuento una historia de amor?  ¿Cómo lo siento? Y si no me conozco es importante que me pueda descubrir cómo soy contando una historia de amor", sostuvo Ramos.  

 

Cristina Bajo , autora de Esa lejana barbarie, envió un mensaje a todos los presentes en el festival y reinvidicó a los lectores:  "Ninguna de nosotras estaría aquí presente si no fuera por los lectores. Por esos lectores fieles que nos siguen, que nos quieren, que nos tratan como si nos conocieran y que gracias a ellos nosotras podemos estar en esta posicion y seguir escribiendo nuestros libros", aseguró al tiempo que recordó el origen de la historia de los Osorio: " A mi padre le gustaba mucho la historia y a mi madre le encantaban las novelas históricas pero fue un libro y una película por el cual mamá sentía una gran admiración, Lo que el viento se llevó, que me llevó a hacer la saga de los Osorio".